Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 25 de octubre de 2011

¿ZORRA?



Hace poco una sentencia del juez Del Olmo, en Murcia, tomaba la palabra “zorra”, aplicada a una mujer en trámites de separación, en una acepción que me parece pintoresca.
*
¿Zorra dice que la llamé señoría? ¿Yo? A esa santa, ¿a la madre de mis hijos? Seguro que se confunde o que oyó mal. Cierto que a veces se me ha ido la mano y le he dado algún sopapo, poca cosa, como se le da un capón a un niño desobediente o como nos tiraban de las orejas los buenos frailes en el colegio, por nuestro bien. Puede que se me haya escapado algún grito cuando se lo ha merecido, pero siempre por mantener la paz en el hogar, para que sepa quién manda en casa, porque alguien tiene que mandar, vamos digo yo. Así ha sido siempre y así ha de ser, por el bien de todos. Si no ¿Qué ejemplo íbamos a dar a los hijos, cuando en una casa no hay disciplina ni respeto?

¿Que la llamé zorra dice? Pues mire, ahora mismo no recuerdo, pero si lo hice, sería más en tono de admiración que de otra cosa. Nunca con intención de insultar. ¿Habrá animal más astuto e inteligente que la vulpes vulpes, protagonista de tantas fabulas desde Esopo a Iriarte y Samaniego? Y así considero yo a mi esposa, una mujer inteligente y astuta, como las zorras; a la que respeto como respeté a mi madre que en gloria esté. En ese sentido debí decírselo, señoría. Sin ánimo de ofender. Otra cosa es que la hubiera llamado suripanta, pongo por caso, pero zorra no es ningún insulto. Al contrario.

Ni que fuera yo como el imán de no sé qué mezquita que hizo un libro explicando donde había que pegarle a las mujeres para no dejarles señales. Eso sí que es ser un bárbaro. Yo, en la vida.

Sí que tengo antecedentes, pero también fue una exageración. Se pasan mucho los jueces. Treinta días de trabajos en beneficio de la comunidad y orden de alejamiento por malos tratos. Yo creo que no era para tanto.

¿Lo del pijama de pino que le iba a poner? Pues otra broma sin mala intención. La prueba es que le di el recado al chiquillo, ya ve Ud., bromas que se gastan en los matrimonios, cosas en las que no deben meterse los extraños que solo buscan meter cizaña y separar a las parejas.

Me alegra, señoría, que Ud. me haya comprendido, seguro que el suyo también es un hogar organizado y en paz, como Dios manda, como ha sido toda la vida, donde cada uno sabe el lugar que le corresponde. Las mujeres son como son y hay que enseñarles quien manda en casa, por su bien. Gracias por su ecuanimidad, señor juez.


martes, 18 de octubre de 2011

EL PILAR, LOS DESFILES Y UNAMUNO.


Tomó pesambre Fernández con lo del Pilar y el desfile de las fuerzas armadas. Republicano de toda la vida, ácrata y descreído, esas manifestaciones de patriotismo que huelen a otros tiempos, según él, proporcionan sabroso material para la tertulia, centrada en los últimos tiempos en la angustiosa situación de la economía que nos proporciona disgustos un día sí y otro también.
-     Digo yo que en los tiempos que estamos y con la que está cayendo, bien podríamos ahorrarnos esos fastos militares que solo sirven para que la gente se ocupe de cómo ha desfilado la cabra de la legión y para que cuatro nostálgicos se regodeen con la fallida ilusión de lo importante que somos en el concierto mundial, donde solo tocamos el triangulo cuando dice la partitura, o sea, muy de tarde en tarde.
-     Ya estamos con la intolerancia, tío Fernández. Hay mucha gente a la que le gustan esas demostraciones llamadas patrióticas y que se siente segura con un ejército capaz de defender al país. En lo de la cabra no me meto. Eso es parte del folklore, heredado del tipo aquel tuerto y medio desmantelado que decía estupideces en la universidad de Salamanca en épocas más convulsas. Por fortuna, la historia pone a cada uno en su sitio sin demasiada tardanza.
-     No me refiero yo a eso, estoy más bien por la parte práctica: si estamos en una crisis que no se la salta un galgo bien entrenado ¿a qué vienen esas demostraciones militares en una época en que los ejércitos tienen misiones humanitarias, según se dice? ¿No sería más práctico reducirlos a una cosa testimonial, como la guardia suiza, pongo por caso, que amén de vistosa es mucho más barata y encima da prestigio? Si el ejército se dedica a labores humanitarias, ¿que hacen armados hasta los dientes con los elementos más sofisticados y caros en países lejanos donde nadie los ha llamado? Podrían convertirse en ONGS, saldrían más barato y quedaría dinero para ayudarnos a salir de la crisis, que buena falta nos hace. Japón estuvo sin ejército durante muchos años años después de la II Guerra Mundial y no solo no pasó nada, sino que el ahorro en armamento fue seguramente una de las causas de que se pusieran a la cabeza de las naciones más adelantadas del mundo. En la actualidad, su Constitución limita el gasto armamentístico al 1% del PIB. España es el segundo país del mundo que menos porcentaje del PIB dedica a la I+D básica pero también el segundo que más recursos dedica a la investigación militar. Paradojas.
-     Pero bueno, ¿es que también eres anti-militarista?
-     No soy anti nada, pero procuro reflexionar y haceros reflexionar a vosotros sobre tanto disparate a los que estamos asistiendo en los últimos tiempos. Noto como una especie de falta de criterio general en el que estamos sumergidos la mar de contentos, como las ranas en su charca, nombrando rey al leño arrastrado por las aguas.
-     Adiós mis pavos, Fernández, no te pongas literario.
-     Tomároslo a broma, pero esto se va al garete y, menos los indignados y otros pocos, nadie reacciona.
-     Si reaccionan, si. La prueba es el cambio de gobierno que se avecina. Todo el mundo está convencido de que en cuanto gane el PP, esto se arregla en cuatro días.
-     Todo el mundo no, solo los más ilusos. ¡Angélicos! Como si las decisiones económicas (que son las que mandan por encima de las políticas en estos tiempos) se tomaran en cada país con independencia de los demás. Nosotros haremos lo que manden desde Europa y santas pascuas. Lo mismo con unos que con otros. Y saldremos de la crisis (si salimos) cuando nos toque.
-     Bueno, siempre nos quedarán los moros y cristianos, los cartagineses y romanos, la legión con o sin cabra y los toros embolados. Con una miaja de pan para acompañar.
-     Y Unamuno en vez del tuerti-manco.
-     También. 

sábado, 8 de octubre de 2011

¿HASTA CUANDO?


¿Hasta cuando, José María, abusarás de nuestra paciencia?

Pasaron hace ya tiempo los ocho años que el pueblo te concedió para que dirigieras los destinos de la nación. Terminó tu mandato y, lejos de volver a la honorable actividad de la que te había sacado el ejercicio de la política, has seguido, a contracorriente en muchas ocasiones, inmiscuyéndote en los asuntos del país, con más daño que provecho.
Tuviste la desdichada idea de acogerte a la perversa amistad de los dirigentes de naciones al otro lado del mar, con los cuales poca o ninguna ligazón de intereses nos unía, dejando de lado a nuestros vecinos; optaste por defender los de aquellos y comprometiste a nuestro país en una absurda guerra cuyas consecuencias fatales aún sufrimos.
Razón tenías, sin embargo el día en que proclamaste ante el pueblo tu libertad para beber lo que se te antojara. Y sospecho, a juzgar por tus hechos más recientes, que en más de una ocasión ha sido el áspero vino de irisados tonos quien encamina tus pasos, más que la cordura de que hiciste gala en lejanos tiempos. Y no vino mezclado con agua, especias y miel en la crátera de muchas asas, como ha sido norma de buen gusto y legado de nuestros maestros griegos, sino el duro vinazo sin rebajar de tus estepas natales.
No sentiste empacho alguno en mentir a toda la ciudadanía desde el ágora señalando culpables fingidos cuando sabías a ciencia cierta que los terribles atentados del transporte eran obra de enemigos foráneos. Y mantuviste la falacia junto con tus seguidores, más domesticados que dignos, hasta que el pueblo sabio te descabalgó del poder tan arteramente detentado. Las consecuencias de aquellas mentiras alimentan todavía rescoldos vergonzosos, en cenáculos mínimos de nostálgicas lenguas envenenadas.
Y, ya rondando la ancianidad, en lugar de retirarte a los honorables predios, fruto seguramente digno de tu larga carrera política, a vigilar el estado de tus cuentas, la salud de tus deudos y el recuento feliz de tus cosechas abundosas, sigues afanado en la necia prédica estéril, denostando a los gobernantes de tu patria, incluidos los de tu propio partido, que con mayor o menor acierto cumplen, hasta que su mandato expire, la misión que democráticamente les encomendó la ciudadanía.
Escucha, ¡Oh José Mari!, esta voz que con otras muchas se levanta para rogarte que recapacites y, en compañía de tu buena esposa cuyo buen hacer se demostró de forma palpable distinguiendo con claridad entre peras o manzanas y arropando en amoroso arrullo  a la tigresa del Manzanares, dejes sin tardanza el sendero espinoso de la crítica acerva, con frecuencia envenenada; abandones el ejercicio de la política a los que el pueblo ha encomendado tal menester, deseches para siempre el rictus de permanente enojo, el pelucón trasnochado y la forzada sonrisa chaplinesca, ora con bigote, ora sin él, para retirarte al sosegado reposo de los campos que antes te recomendaba, a ver crecer los alegres nietecillos disfrutando del abuelo bonancible y cariñoso que merecen. Allí podrás seguir cultivando sin empacho el gallardo cuerpo que la extenuante práctica de la gimnasia te ha deparado.
Si así lo haces, la Historia y tu nación te lo agradecerán; si no, acabarás convertido en el monigote de guiñol cuya trasmutación iniciaste hace ya tiempo.

martes, 4 de octubre de 2011

LIMONEROS MUERTOS


He oído decir que la Comunidad de Murcia es la que mejor gestiona el agua de toda España, tanto en la forma de los regadíos, que utilizan las técnicas más novedosas de goteo, como en la recuperación de aguas residuales, depuración, etc. Y debe ser verdad, porque ni los políticos mienten ni los periodistas reflejan en sus escritos otra cosa que no sea la realidad. Yo, seguramente debo ver visiones porque en la zona del pantano de Santomera donde vivo, se sigue, en buena medida, regando a manta (cuando llega el agua, negra, salitrosa y pestilente) por canales de ladrillo y argamasa construidos hace más de cuarenta años de los que escapa a borbotones a la más mínima ocasión. Y encima es cara. Dicen que hay un proyecto para instalar el riego por goteo en toda esta Vega Media. Seguro que lo hay.
Las parcelas son pequeñas, entre 5 y 20 o 25 tahúllas, la gran mayoría cultivadas directamente por sus propietarios que las compraron con penas y fatigas en los años 70-80 haciendo realidad el sueño campesino de “tener un roalico de tierra”. Se plantaron limoneros, cultivo para el que esta zona resulta extraordinariamente benigna y a base de trabajo incesante, riegos y escardas, les sacaron algunos años sus buenas perricas.
Pero cambiaron las cosas. Empezó a escasear el  agua y más que faltar, cundió  el pánico de que faltara gracias a las campañas en que se enzarzaron los políticos, tirando cada uno para su lado. El caso es que el limón empezó a tener menos salida en los mercados internacionales que buscaron otras alternativas ante el temor de la escasez, los precios a bajar... y llegó la crisis general, que aquí se hizo particular. Los huertos que habían empezado a abandonarse ante las expectativas de los “resorts” que iban a pagar la tierra a millón, fueron la punta de lanza a los que han seguido muchos más, que sus propietarios han dejado de  cultivar por falta de medios.
El limonero no es como el pino o la olivera, que sin riego pueden sobrevivir muchos años aprovechando las lluvias por escasas que sean. El limonero, es un árbol “artificial” como un niño al que no se desteta jamás; si se deja abandonado a su suerte, en un año el deterioro es irreversible y poco después se seca por completo. Y cuando el huerto deja de producir para pagarse los gastos necesarios un año tras otro, el agricultor no tiene más remedio que restringirle los cuidados (riego, abono, escarda, etc.), con lo que se entra en un círculo vicioso: a menos cuidaos menor producción, a menor producción, menos cuidados, etc. El final está próximo.
A este ritmo, más que faltar, sobrará agua para todos, al menos en esta zona. Basta pasear por los huertos para ver las plantaciones abandonadas, la cosecha de limones en el suelo, esparciendo su olor acido de podredumbre donde antes se olía a azahar. Y los arboles secándose lentamente, convertidos en montones de roña entre los que resulta imposible transitar.
Las malas hierbas se han ido adueñando de los huertos dejados a su suerte (la naturaleza no tarda en volver por sus fueros) y en verano lo que era frondosa huerta, se convierte en una especie de sabana africana poblada por arboles espectrales y hierbas secas, paraíso de roedores y culebras. Y nadie hace ni dice nada. Seguimos oyendo discursos sobre el agua y su aprovechamiento que suenan como si se refirieran a otro país situado no se sabe dónde, mientras aquí la huerta va desapareciendo sin que se vislumbre alternativa alguna para las tierras que ya han quedado yermas. El estúpido cartel de “Agua para todos” sigue desprestigiando de forma vergonzosa la digna fachada del ayuntamiento de Murcia, que es de todos, no solo de los políticos sectarios.
Cuando se echa la vista atrás y se advierte como ya a principios del siglo pasado, Vicente Medina reflejaba en “La cansera” una triste situación de abandono que nos parece estar reviviendo ahora, el desencanto hace que uno se pregunte, en que otras cosas habremos avanzado, porque en esto de la tierra, no.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb