Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 16 de febrero de 2016

LA REVOLUCIÓN FUNDAMENTAL

Tengo la penosa sensación de que no hemos sabido resolver nuestras diferencias desde que aprendimos a ponernos de pie. La Historia (y la Prehistoria) de la humanidad son las de un permanente conflicto entre los grupos primero, las naciones después y las culturas luego, encaminados a la completa extinción del enemigo. Comenzamos eliminando a los Neandertales, la especie que compartía territorio con nosotros, bien de forma directa, bien segándoles la hierba bajo los pies. Y desde entonces, no ha habido momento en nuestro recorrido por este planeta huero de guerras y matanzas.
Lucharon griegos y persas, romanos y cartagineses, romanos entre sí, romanos contra egipcios, partos y toda clase de “bárbaros”; Europa (por no salirnos de nuestro patio de vecinos) se diseñó a base de guerras y después seguimos guerreando unos contra otros en las dos mundiales. De aquellas terribles catástrofes no hemos aprendido nada. Nuestros jóvenes se entretienen en juegos de guerra virtuales, con el beneplácito bobalicón de todos. Les contamos, como si fueran una broma llena de gracia, las granes batallas y los animamos a que coleccionen replicas de las terribles armas, voladoras, marinas o terrestres, que exterminaron a millones de seres. Comenzamos a familiarizarlos, desde pequeños, con nuestra vergonzosa historia de masacres para que sus callos anímicos les impidan, como a nosotros, reflexionar sobre el tema. Luego nos la cogemos con papel de fumar cuando unos bárbaros lejanos se matan –o nos matan-, utilizando ‘armas no autorizadas’. Fabricamos un extenso catálogo de herramientas mortales, unas más eficaces que otras, todas con el objetivo de cualquier guerra: matar al mayor número de enemigos al menor coste. Esa es la única realidad de la guerra.

En la actualidad, los gastos militares son astronómicos y las poblaciones los sostienen a costa de sus penurias. La casta de los guerreros es imprescindible para los gobernantes, que los utilizan en los momentos de agitación interna. Los políticos (en demasiados casos) se han profesionalizado y perdido en honor lo ganado en ambición. No es posible conservar la ecuanimidad y el criterio cuando la mano que te alimenta está gobernada por el cerebro que te ordena. ¿Cómo se soluciona esto?, se preguntarán Uds. Siento decepcionarles, no conozco la panacea; mantengo sin embargo, la esperanza de que gentes más preparadas que yo la tengan. Propongo, reflexionar de forma profunda, desprendiéndonos de credos, informaciones y doctrinas interesadas. Volviéndonos hacia el interior, hacia nuestra verdadera condición de humanos, de seres capaces de pensar y analizar lo que sucede en nuestro entorno con libertad, sacudiéndonos hasta donde sea posible, las ataduras educacionales. Luego, obrar en consecuencia. Esa es, posiblemente, la revolución fundamental a la que se refería Krishnamurti.

1 comentario:

  1. Muy bien dicho y completamente compartido el pensamiento. Es terrorifico a nivel de la humanidad en general y si lo reducimos a europa o a la peninsula el tema igualmente se confirma. Y esa idea terrorifica no se aleja, a nivel individual, por el hecho de los que hemos vivido después del 1945 no hayamos tenido que ir a ninguna guerra (somos la primera generación en miles de años que no lo ha tenido que hacer), ya que, amén de que en otros lugares si lo han hecho, no esta claro que nuestros descendientes no lo hagan. La capacidad de olvido es tremenda, y los pueblos que olvidan su historia estan condenados a repetirla (obviamente no es mia la frase). Los otros dias en el "intermedio" hicieron una encuesta entre jovenes estudiantes con ocasión del aniversario del golpe de estado del 23 de febrero y era asombroso como decian que eso no lo estudiaban. Seguro que tampoco la guerra civil, ni las guerras carlistas, ni la primera y segura guerra mundia......y todo ello por la necesidad de preparar a nuestros estudiantes para entrar rapidamente en el mundo laboral, con contrato a tiempo parcial, o mejor dicho, a llamada, como se esta poniendo ahora en moda.....Bueno acabo que se trataba de comentar tu estupenda reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb