Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 13 de marzo de 2012

NO ME SACUDA, SR. IMÁN.

No es práctica habitual de este blog acoger escritos ajenos. Pero en esta ocasión me ha parecido oportuno dar cabida a la carta de una señora de Tarrasa, conocida mía, por parecerme que ha de interesar a alguno de mis lectores.
Sr. Imán de Terrassa:
No sé si recuerda, Sr. Imán, que llegué a este país hace ya años, una madrugada fría de otoño en una barca desahuciada para la pesca, después de haber pagado por “el pasaje” un dinero que tardé dos años en reunir. Estaba helada, hambrienta, desesperada y con un hijo dentro de mí. No le volveré a relatar las cosas que ya le conté en su día: que sobreviví como pude, trabajando de sol a sol en invernaderos asfixiantes; que parí con fortuna a mi hijo gracias a la Seguridad Social de este país que me acogió a pesar suyo; que logré abrirme camino y ahora disfruto de cierto bienestar junto a mi compañero español; que sigo practicando el islam del que me siento orgullosa y haciendo que mi hijo lo conozca. Religión que no me separa en absoluto de mis convecinos españoles que practican otra diferente, o ninguna.
Y ahora me sorprende Ud., Sr. Imán, ilustrando a los hombres de mi comunidad con un manual de castigos a las mujeres que incluye técnicas de “adoctrinamiento y respeto” para que no les dejen marcas ni las hagan sangrar en demasía, poniendo ejemplos concretos de cómo golpearlas, cómo aislarlas en el domicilio conyugal y cómo negarles las relaciones sexuales. Sospecho, Sr. Imán, que sigue Ud. anclado en el año 1433 de la Hégira, como reza el calendario musulmán. Y lo que es más grave, parece no haberse percatado de que estamos en un país en que la ley civil y el catecismo están escritos en libros diferentes. Y eso atañe y obliga a todos los que aquí residimos.
No es el suyo mi Corán, Sr. Imán, por más que comprenda que, como todos los libros sapienciales, dicen una cosa y su contraria con igual desenvoltura (a veces en la misma página), razón por la cual, a lo largo de los siglos han necesitado (y necesitan) intérpretes que con frecuencia emiten opiniones contradictorias sobre los mismos asuntos.
Le diré más: su actitud y sus principios, que no compartimos la gran mayoría de musulmanes sensatos, dañan de forma grave la imagen de los que practicamos esa religión, con toda libertad, en nuestro país de acogida. No es cierto ni mucho menos, Sr. Imán, que la suya sea actitud generalizada de los que seguimos el Islam en nuestros días. Somos gentes trabajadoras y dignas, con voluntad de convivencia sana y honesta (como quizás lo hicieron nuestros antepasados en lejanos tiempos), que respetamos y cumplimos las leyes de este país que nos acoge con plenitud de derechos civiles y unas posibilidades de trabajo y convivencia que no habíamos encontrado en los nuestros.
Dispense lo áspero de mi lenguaje, Sr. Imán, pero no me es posible respetar su postura ni la situación que se arroga (a mi forma de ver, indebidamente) de representante religioso musulmán. Creo que sus ideas pertenecen a tiempos ya olvidados (no por ello menos injustos) y que si desea seguir difundiéndolas y poniéndolas en práctica, es buen momento para que se acoja a otras comunidades y países donde esas barbaridades se sigan practicando. Lo que le encarezco por su propio bien y por el de la comunidad de los creyentes.

Terrassa Marzo de 2012
Atentamente
Fátma Bousoli

13 comentarios:

  1. Creo que siempre hay que denunciar los abusos, provengan de quienes provengan, y no dar pie a ese final abracadabrante que sugiere la señora, ¿no te parece, Mariano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El asunto es que en algunas culturas existen los abusos institucionalizados. De esos hay que huir a uña de caballo (o cambiar el sistema cuando se puede).

      Eliminar
  2. Felicita de mi parte a Fátma por lo bien que escribe y por valiente. He visto en TV a un numeroso grupo de mujeres que defendían a este Imán. Todavía tendrá algún que otro problema por firmar esta carta.
    Si de paso ves al Imán, dale con una vara en las corvas.

    Un abrazo.

    P.S. Insisto, ¿por qué no eliminamos todos la verificación de que no somos unos robots? Al parecer es un camelo que no sirve nada más que para dejarnos la vista y el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice Fatima que te de las gracias, y que el riesgo por manifestarse ya lo asumió hace tiempo. Es seguidora habitual de tu blog y solo lamenta tu tendencia (desearia que reversible) al consumo de cereal transformado. Por mi parte, tengo preparado un pollizo de olivera con el que santiguarle las corvas al individuo.
      Averiguaré como puñetas se quitan los controles anti-robot, porque no tengo ni idea. Y unabrazo, jefe.

      Eliminar
  3. Racional y generalizable alegato contra la intolerancia y la interpretación personal de los llamados "textos sagrados", Mariano.
    Con las diferencias propias de los mandatos, adoctrinamientos y lecciones de "buen vivir", la intolerancia es la fuente común de la que beben las diversas religiones dogmáticas, verdaderas y únicas.
    Es posible que existan pocos países que, como el nuestro, acojan a quienes deben estar protegidos por sus sátrapas gobernantes.
    Un abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los asi llamados "textos sagrados" tienen mas peligro que una piraña en un bidet, Antonio, pero se ve que no somos capaces de vivir sin ellos. Y la intolerancia parte, en muchas ocasiones, de sus letras. Son textos para los escogidos, el resto son reprobos. Ahi comienza el asunto. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Acabo de subirlo a mi face. Me parece emocionante

    ResponderEliminar
  5. Bravo por Fátima.
    Una carta valiente que espero que no le suponga represalias.
    El mundo del Islam es oscuro para mis entendederas de mujer; por fortuna, claro, que no puedo ver brillar doctrinas que nos empequeñecen.
    Un abrazo solidario con Fátima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Fatma ya esta curada de espantos. El mundo del islam, como otros muchos, son obscuros y en algunas ocasiones dificiles de entender para otras formas de vida. Lo mas penoso de las creencias es que son excluyentes, pese a que se ufanan de todo lo contrario.Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb