Seguidores

martes, 4 de diciembre de 2018

BUENOS Y MALOS


Dice mi amigo Andrés de La Orden que el hombre es malo por naturaleza, y a través de esa premisa contempla el mundo que le rodea. Su hermosa poesía, descarnada, no está precisamente orlada de optimismo. Sigue la línea argumental de Hobbes que consideraba al hombre “lobo para el hombre” y justificaba con ello la idea del “Leviatán”, el estado controlador que impidiera los desmadres. Conviene tener en cuenta que Hobbes vivió en época absolutista y quizás con ello pretendía justificar la situación. Otros, por la misma época, afirmaban que el hombre es esencialmente bueno en su origen (el buen salvaje de Rousseau), pero que las circunstancias lo transforman en malo. Como el fandanguillo andaluz, en el que una cordera de tanto acariciarla se vuelve fiera.
Con todos mis respetos a don Andrés, a Hobbes, a Rousseau y a la cordera, creo que no es un asunto de buenos y malos, sino de algo más sencillo: el Hombre, dicho en universal, es simplemente, como la Historia nos muestra, un animal que por razones ignotas ha adquirido algo que lo diferencia de todas los demás con los que comparte territorio y quizás universo. La evolución, misteriosa y difícil de comprender lo ha dotado de herramientas que lo alejan de los demás especímenes para siempre. El hombre ha inventado algo nunca visto antes que con frecuencia lo supera: se ha sumido en un avance tecnológico sin saber a dónde lo conduce ni con qué objetivo, al tiempo que rechaza y pretende  ignorar la rémora de su origen.
Los objetivos de la humanidad han ido variando a lo largo de los tiempos. Durante muchos años fue la supervivencia, luego el dominio del territorio, que tenía mucho que ver con lo anterior, después el dominio de las ideas y la exclusividad de los dioses, a los que adjudicó su creación. En la actualidad, nos debatimos entre vivir lo mejor posible el tiempo que tenemos asignado, o aplicarnos haciendo planes sobre un mundo futuro que cada cual imagina a su manera. El debate es permanente, pero mientras, continuamos sujetos a las leyes naturales de la competencia, de la supervivencia de los más adaptados y del crecimiento exponencial y enloquecido propio de las poblaciones que no tienen depredadores naturales que regulen su equilibrio.
Seguimos comportándonos como si hubiéramos inventado un sistema nuevo, como si, por arte de birli-birloque, hubiéramos aparecido desde un mundo extraño y no nos afectaran las circunstancias de nuestro entorno. Como si no estuviéramos sujetos a las leyes naturales del mundo que nos ha engendrado.
De vez en cuando, las cosas se trastornan, un Tsunami, una erupción volcánica, un terremoto o nuestra propia estupidez destructora hace que el sistema se desestabilice y aparezcan millones de muertos, pero pronto se olvida el suceso. Las generaciones siguientes, lo incorporan a los libros de historia como si no fuera con ellos. Y el asunto sigue, como si nos reinventáramos de nuevo cada día, viviendo en un mundo ilusorio sin un objetivo determinado, salvo el de “vivir cada vez mejor”, que nadie sabe del todo qué quiere decir eso.
Creo, pues, que el hombre no es, intrínsecamente, ni bueno ni malo. Es, simplemente el Hombre.



5 comentarios:

  1. Y ya que de antropología hablamos esta mañana, tan sólo, si me permites, Mariano, añadir que el hombre (el género humano) además de sentirse (qué ingenuidad) superior a las demás especies, se distingue de ellas porque sabe que tiene que morir "mañana". Y yo me pregunto: ¿Acaso la flor y el gato, el avestruz y la urraca no piensan lo mismo? ¿Sigue en pie aquel dicho antiguo de que el hombre es la medida de todas las cosas? Al ritmo que llevamos, tal vez, y que me corrija Darwin, el "hombre" desaparecerá de la tierra antes que las hormigas, los mitos y las culebras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy yo también, amigo Juan. Vivimos de espaldas al mundo que nos sustenta, con una arrogancia impropia de nuestra capacidad. Seguro que nos sobrevivirán muchas especies, entre ellas las ratas. A lo mejor presenciamos el asunto desde lo alto, ya te diré.

      Eliminar
  2. Maestro, esta mañana estás pensador ... pero pensador de verdad. Tus razonamientos son tan reales como importantes. No podría decir ni una palabra más que tú y tratar de explicar alguna de las partes, muy bien entrelazadas entre sí, de tu artículo/pensador merecen la categoría de poder ser "habladas", "discutidas", "intercambiadas y comparadas". Por ello, Maestro, no dudes que cuando nos veamos hablaremos de estos magníficos pensamientos que me han espabilado esta mañana. Mientras, te solicito que leas mi, siempre barroco, lo siento, planteamiento de "La larga búsqueda XV", "El futuro que pasó II". Será curioso intercambiar aspectos tan similares. Un abrazo chillao, Mariano.

    ResponderEliminar
  3. Que me place ese encuentro largamente aplazado, Sr. Bamboso. Corro a tu blog. Otro para ti.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien visto, Mariano, pero yo pienso con el querido Andrés que el hombre es malo por naturaleza, de eso precisamente va en buena parte mi libro ("De virus y hombres", "Y por favor no lean a Vallejo" y algunos otros) ¡Abrazo enorme!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb