Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 21 de junio de 2011

ORGULLO GAY


No hace tantos años que los maricones corrientes ascendieron al estatus de gay (palabro que, curiosamente, teniendo el mismo significado, no se considera peyorativo); denominación que nos llegó de otras tierras más avanzadas en la gestión de las libertades sociales. Durante toda mi etapa de formación, y hasta bastantes años más tarde, toda la información que recibí sobre la homosexualidad, que me llegaba de una forma vergonzante, a menudo soto voce, y siempre con ribetes de menosprecio y rechazo, era que se trataba de una especie de enfermedad o malformación que afectaba a unos seres extraños, perversos y desde luego absolutamente rechazables por la población “normal”. A menudo esa “malformación” se intentaba curar a palos, muchas veces en las propias familias donde aparecía, con frecuencia por padres que eran “muy machos”. Mujereta, era un insulto de menor cuantía con el que se designaba entre los grupos juveniles a los que mostraban una especial sensibilidad feminoide o se manifestaban demasiado “tiernos” en los bruscos juegos que entre los chicos se potenciaban. Es muy probable que la iglesia católica, de tan importante como perniciosa influencia en nuestra formación adolescente, tuviera mucho que ver con ello, ya que “el pecado nefando” se nos definía como una suma perversión que, por el hermético significado de que lo rodeaban, fascinaba al personal juvenil haciéndolo terrible por su oculta e irreductible maldad que conducía de forma inmisericorde a las temibles llamas sempiternas.
Lo de las mujeres resultaba un poco más lejano, al menos para los chicos, que vivíamos por completo ajenos al sexo opuesto, solamente imaginado. Sabíamos que había “bolleras” y “marimachos” a las que se referían los ortodoxos dispensadores de formación con el mismo desprecio y afán de marginación que en el caso de los hombres.
Por fortuna, como dice el refrán, no hay mal que cien años dure (ni cuerpo que lo resista) y los tiempos nuevos nos proporcionaron una óptica más equilibrada y real sobre este y otros muchos asuntos, tantos años sometidos a las ideas retrogradas de instituciones ancladas en un pasado incapaz de evolucionar, víctima de su propia idiosincrasia. En el camino, y esa es la desgracia irrecuperable, quedaron innumerables historias de represión e incluso cárcel, sexo de marginación y desdicha, depresiones y sufrimiento para los que no tenían más desgracia que la de manifestar y practicar una opción sexual diferente, pero tan licita como la del resto de ciudadanos.
Dicen los entendidos que los movimientos históricos tienen cierta tendencia a manifestarse de forma pendular; ahora hemos pasado al otro extremo: es preciso hacer manifestación ostensible de la existencia de colectivos homosexuales, una muestra de lo cual es la celebración del día del orgullo gay. Y para mí, que comparto con ese y con el resto de colectivos el carácter de ciudadano con iguales derechos y obligaciones, me resulta síntoma de que algo no se ha digerido todavía por completo en nuestra sociedad; porque si se considerara la opción sexual una cuestión de carácter tan intimo, respetable y perteneciente al ámbito personal como la adscripción a un credo religioso, una opción política, un club de futbol o una afición fetichista, no veo la necesidad de reivindicación alguna. Se reivindica lo que es difícil de alcanzar porque lo niega una parte de la sociedad a la otra, y la opción sexual me parece que a estas alturas debería estar por completo ajena a ese debate, de la misma manera que no se concibe la implantación del día del heterosexual, del comedor de herbívoros o del practicante de pádel.
Me parece que la opción sexual, como otras, pertenece al ámbito discreto de la intimidad personal y no es preciso, ni hacer ostentación manifiesta de ella, ni reprimirla por ningún imperativo social, siempre que se manifieste en las normales condiciones que la Constitución ampara para todos, “…iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, como reza el art. 14 de la Constitución en vigor.



8 comentarios:

  1. Ese "siempre que se manifieste..." me parece restrictivo.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me sorprenden este tipo de manifestaciones públicas en relación a aspectos tan privados y personales. Supongo que son herencia de antiguas épocas restrictivas, no sé. Quizá es mucho más sencillo y se trata de simples ganas de jolgorío. Lo cierto es que me parece muy bien que defiendan su orgullo gay, pero no entiendo que lo hagan de esta forma cuando ya hasta pueden contraer matrimonio seres del mismo sexo conforme a nuestra legislación.
    En fin... Me iré pensando si debiéramos instituir un día del orgullo heterosexual, otro de los alérgicos, otro de los tímidos... Y es que en esta sociedad, Mariano, si no chillas parece que no eres nadie.
    Muy buena reflexión, amigo, y que conste que tengo muchos amigos homosexuales a quienes respeto de siempre, lo mismo que a los heterosexuales, que nadie se lleve a engaños ni piense que voy de estrecha.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El día del día, sea cual sea, simplemente me parece inútil.
    Recuerdo que en nuestra juventud empezamos con “El día más feliz de mi vida” en las redacciones que nos “obligaba”…, que no “solicitaba”, el maestro de turno. Siempre se escribía sobre el día de nuestra primera comunión. Ese era el día más “feliz de muchas de nuestras vidas”. Si decías que era cuanto te diste un atracón de albaricoques verdes, lo normal era que el maestro te diese un palmetazo con la palmeta de haya que le había confeccionado con esmero el carpintero del pueblo y el cura te diese con la larga crucecita con palo octogonal para que diese como diese siempre te diera una dolorosa arista.
    Me parece que después vino el día de la madre. Y viendo el papatanismo general que se encendía entre los ciudadanos, los comercios y sus famosos “espabilados vendedores”, actuales psicólogos en consumo, inventaron los días del padre, enamorados, y de estúpidos en general.
    Ahora hay más días que longanizas, como decimos en nuestra tierra. Creo que voy a elevar una propuesta a la Academia de Ciencias para que el año tenga tantos días como los que requieren comerciantes y reivindicadotes de aspectos personales que deben ser eso, aspectos personales. Y punto
    En cualquier caso, Mariano, ver un desfile de las y los denominados “locas” es para mi divertido y además disfruto como un niño observando las caras largas que ponen algunos viandantes anclados en una represión que nos marcó a todos los nacidos, desafortunadamente, en el “faro de occidente”.

    ResponderEliminar
  4. creo que el sentido de manifestarse es tan inocente como el de los aficionados del madrid o del barça cuando ganan un título, o cuando la sociedad intentamos sin mucho éxito salir a la calle para exigir que las cosas cambien... necesitamos que los demás sepan que nos movemos por lo que nos importa o motiva... supongo que el ser humano necesita un reconocimiento externo (positivo o negativo) para elevar nuestro ego y así alimentar al yo...

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo contigo, el sexo pertenece a la intimidad de cada persona y con el mayor respeto a la orientación sexual de cada uno/a, no me parece bien hacer ostentación de ello

    ResponderEliminar
  6. Opino igual que 7able, yo también creo que lo que significa es exactamente eso.

    ResponderEliminar
  7. Lo que deberiamos siempre reivindicar, porque aun, no se ha alcanzado es la IGUALDAD,que se escribe mucho sobre ella pero raramente se lleva a la practica,en cuanto no vamos obtener beneficio,de un plumazo y sin pestañear echando mano de palabras rebuscadas barremos la igualdad del otro,yo no quiero salir a la calle a reivindicar por lo que creo tengo derecho,no permito que nadie atropelle mis derechos este donde este.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb