Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 27 de septiembre de 2011

BONOBOS

Fernández, el autodidacta con veleidades de científico, suele leer mis artículos con espíritu demasiadamente critico (algunas veces sospecho que envidia la  facundia que en ellos hago gala  y la versatilidad alígera de mi pluma). No pierde ocasión de corregirme cuando logra encontrar terreno abonado (lo que, por otra parte, no resulta difícil).
Después de leer mi escrito sobre los monos aulladores en el que citaba de forma muy colateral a los bonobos (de los que confieso no tener más que referencias superficiales), se lanzó a mi chepa como águila perdicera sobre desprevenida avecilla:
-     No me sorprende que trates a esa especie tan interesante, por cierto antepasados nuestros de la misma línea que chimpancés, orangutanes o gorilas –con permiso de los Testigos de Jehová-, con la frivolidad que te caracteriza. Sepas que, según noticias fidedignas de mi amigo John, que es un autentico experto en ellos, los bonobos (Pan panisus), con una población de unos 10.000 especímenes siempre en descenso, viven exclusivamente en la zona comprendida entre el rio Congo y el Kasai, uno de sus afluentes, en el parque natural de Salonga. Los pobres lo tienen muy crudo porque constituyen un bocado exquisito para las poblaciones de la zona, que los tienen al borde de la extinción.
Eran una especie prácticamente desconocida hasta 1928 en que fueron descubiertos por Harold Coolilidge, que en principio pensó que eran chimpancés poco desarrollados. En los años 80 fueron estudiados por Nancy Thompson-Handler en el Zaire: andan erguidos el 25% del tiempo que pasan en el suelo y comparten el 98 % del ADN con nuestra propia especie, de manera que somos más que primos hermanos suyos. Se caracterizan por haber logrado un sistema de integración social en el cual las relaciones sexuales juegan un papel preponderante, ya que las usan para todo: como saludo, como método de resolución de conflictos, de reconciliación tras los mismos y como forma de pago por la comida, tanto entre machos como entre hembras. Son los únicos primates (aparte de los humanos) que han sido observados realizando toda clase de actividades sexuales: sexo genital cara a cara, (hembra-hembra, hembra-macho, macho-macho), besos con lengua y sexo oral entre machos y entre hembras. Estas actividades tienen lugar tanto en la familia inmediata como entre los miembros periféricos del grupo, sin que se formen relaciones estables con parejas individuales. La única excepción, parece ser el de las madres con hijos ya adultos, por lo que algunos observadores han llegado a la conclusión de la existencia de ciertos tabúes entre ellos.
A pesar de la enorme frecuencia de la actividad sexual de forma indiscriminada, su tasa de reproducción no es mayor que la de los chimpancés comunes. Las madres cuidan de sus crías y las alimentan durante cinco años, lo que fija la cadencia del periodo de reproducción, pero recuperan la capacidad de relación sexual después del parto y practican el sexo sin finalidad reproductora (única especie que comparte esa característica con los humanos). Incluso cuando los animales son estériles o demasiado viejos para la tarea reproductiva, continúan practicando sexo con asiduidad, lo que parece redundar en su buen estado de salud.
Las hembras tienen un tamaño mucho más pequeño que los machos (claro dimorfismo sexual), pero un estatus mucho mayor. Los encuentros agresivos entre machos y hembras son raros y estos se muestran tolerantes con las crías de cualquier edad. El estatus que un macho tiene en la tribu es el heredado de su madre y su vínculo con ella se mantiene toda la vida. Existen jerarquías sociales, pero el rango de cada individuo no le concede a este un lugar preponderante en el grupo.
Es una de las especies más pacificas y no agresivas de mamíferos que viven en la tierra: han desarrollado vías para reducir la violencia que abarcan toda su sociedad y demuestran que la razón violenta de la evolución no es inevitable. Son el autentico ejemplo práctico del famoso dicho “hagamos el amor y no la guerra” que podría traducirse por “seamos bonobos”.
-     Caramba, Fernández, no acabas nunca de sorprenderme. Eso sí que son buenas relaciones sociales, y no las que tenemos nosotros. Me dan envidia esos animalicos que no lo parecen. Imagínate lo bien que nos podría ir si convenciéramos a nuestros políticos (miembros y miembras) para que en vez de pasarse la vida en estériles peleas, se pusieran a hacer el bonobo, todos entre sí, sin mirarse el carnet siquiera.
-     ¡Imposible es y me da alegría pensarlo!

7 comentarios:

  1. Si te das cuenta solo las hembras de nuestra especie han evolucionado para dejar de lado este comportamiento social por que nosotros queremos todavía comportarnos así, lo que ocurre es que no nos dejan.
    Por cierto te espero en la feria de San Vino

    ResponderEliminar
  2. Yo también envidio a los bonobos, no por bonobos, sino por “NO BOBOS”.

    ResponderEliminar
  3. Aunque monos, han más evolucionado que nosotros en lo de no ser violentos.
    Me encanta. No conocía nada de los bonobos y hoy he aprendido contigo y con Fernández.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ya quisieran muchos animales llamados humanos parecerse a sus primos los bonobos, Mariano!
    ¡Vaya dúo que has colocado en primer término! Me recuerdan a aquellos del suéter rojo de pico.
    No te voy a negar que el tipo de "paz" que practican con tanta fruición es muy "sugerente". Creo que han sido los primeros en redactar una ley de igualdad desigual que eleva a rango superior a las féminas. Claro que esto puede ser una trampa: sin esta norma no se daría la condición de "paz libre". Se tendrá que investigar si ha sido tramitada por los machos.

    Creo, Mariano, que es una realidad seria. Estos cuasi humanos no son tan bobos como quienes creen que son primates, sus primos los humanos.

    Ahora imaginemos a las miembras E.A o M.T.F.d.l. V. ejerciendo de matronas que buscan a su miembro bono.bo y no bobo... ¡Menuda "espantá" de miembros!
    ¡Imposible es y me da la risa floja pensarlo!

    Un fuerte abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen blog, pasaré a leerlo con más tiempo, saludos desde Buenos Aires , Argentina.

    ResponderEliminar
  6. Esa última foto es genial y la entrada también. Felicita a Fernández de mi parte.

    Un abrazo.

    P.S. Hoy te hemos vuelto a poner falta y a echarte de menos. Tú verás.

    ResponderEliminar
  7. No es la primera vez k oigo hablar de los bonobos,hace unos años vi un reportaje hecho por una antropologa mexicana sobre bonobos,me sorprendio,pero no tanto,despues de haber leido,el libro,el origen del estado,la propiedad privada y la familia,un buen libro,sin idealismo,en el te puedes dar cuenta tambien cual es el origen de las tensiones humanas,nosotros los humanos lo tenemos complicado para suprimir las tensiones y sobretodo sus consecuencias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb