Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















jueves, 1 de enero de 2015

CUALQUIERA TIEMPO PASADO FUE MEJOR


Unos días antes de las pasadas elecciones europeas, en plena efervescencia de la campaña de descalificaciones y desinformación que padecimos, en una de nuestras cadenas domesticas aparecieron unos tertulianos entre los que se encontraban algunos profesionales traídos de la capital, junto a otros de la zona que hacían de teloneros, para “debatir” con el mayor atrevimiento y desenvoltura sobre todo lo divino y lo humano de actualidad.
Y uno de ellos, Amando de Miguel, al hilo del resobado tema de la confrontación de los dos candidatos a las europeas que había tenido lugar un par de días antes, se cebaba con el socialista Sr. López Aguilar, achacándole ignorancia manifiesta (que hacía extensiva, por elevación, a sus compañeros de partido) por haber hecho una cita inexacta sobre la frase “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Con este argumento descalificaba, por ignorantes, a todo el colectivo.
El Sr. De Miguel, cuyo extenso currículo universitario se ve brillantemente complementado por su colaboración con Federico Jiménez Losantos en la cadena Cope, sabe perfectamente que la frase era solo una referencia. Esta si es una cita: “Como a nuestro parecer qualquiera tiempo pasado fue mejor”, MANRIQUE, JORGE (1440-1479), Coplas a la muerte de su padre el Maestre de Santiago D. Rodrigo Manrique,  E. Rasco, Sevilla, 1888. Sp. Son cosas bien diferentes y se utilizan en contextos que no tienen ningún parecido.
El asunto no tendría mayor relevancia si no fuera una muestra más de como lo visceral de las posiciones políticas se ha cebado en las actitudes de nuestro discurso habitual, arrebatándonos la ecuanimidad e incluso la elegancia en las expresiones, que pasan a convertirse en zafias y vulgares, y haciendo que prevalezca el interés por desplazar la idea a la que somos contrarios, antes que la búsqueda de la razón o de la información. Atravesamos un desdichado momento político que contamina y ensombrece la convivencia de los ciudadanos, o por lo menos eso parecería deducirse de la imagen que se muestra en los medios de comunicación. El hastío del personal es patente en los índices de audiencia obtenidos por los debates, que aburren hasta las pacientes ovejas y de los que el ciudadano huye despavorido como alma que lleva el diablo.
Todo se mezcla y entontece en función del interés de la fracción a que pertenezcamos, sin el menor respeto por el origen y la realidad de la cuestión. No es lo importante el por qué, sino el cómo (la famosa cuestión del fin y los medios jesuítico). Y el objetivo no es salir de la discusión con mayor y mejor información o soluciones en las que cada uno aporta una parte del todo, sino obtener a cualquier coste la razón utilizando para ello todos los medios de que se disponga, sin reparar en su honestidad o en su categoría ética; laminar al contrario, derrotar a los otros, como si se tratara de extraterrestres invasores y no de conciudadanos merecedores del mismo respeto que nosotros mismos, con los que hemos de convivir y aprender de sus posiciones diferentes, que no tienen por qué ser antagónicas de las nuestras. Todos tenemos derecho, y aún me atrevería a decir el deber, de manifestarnos y mantener posiciones diferentes con la sola limitación de la Constitución y el respeto a los demás.
Actitudes como la del Sr. De Miguel, cuya categoría viene ampliamente avalada por sus numerosas publicaciones (entre las que se encuentra aquella Sociología del franquismo, que en los años 70 leíamos con fruición esperanzada), son capaces de fascinar a mucha gente con una formación superficial y resultan culpables por irresponsables y partidistas. A los más cultos y preparados debemos exigirles una información objetiva y veraz pidiéndoles que reserven la manifestación de sus tendencias políticas, religiosas o de cualquier otro tipo, para ámbitos más privados, o por lo menos que no malbaraten las dotes con que han sido afortunados para confundir, que es el peor de los engaños.



10 comentarios:

  1. Buena entrada, Mariano: las cosas en su sitio.

    Basta comparar las dos fotografías con las que comienzas tu entrada para ver que cualquiera tiempo pasado no fue mejor. Yo creo que Jorge Manrique se equivocó y lo que quiso decir realmente es —no recuerdo la autoría de la cita— que cualquiera tiempo pasado fue anterior.

    Por lo demás, opino que el señor Amando de Miguel se merece el pescozón que le das. No sigo sus pasos pero creo que no es el mismo que era en los 70; es posible que, como otros, sea del tipo de gente que le producía a Juan Goytisolo tortícolis al verlos pasar de izquierda a derecha.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, muy bueno, Pepe. Un abrazo y mejor año, que tampoco es tan dificil.

      Eliminar
  2. ¡Hola Mariano! Muy cierto e interesante la entrada. Te deseo un muy feliz año. Besos desde Buenos Aires. Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lourdes, otro para ti y muy feliz año.

      Eliminar
  3. Mariano te deseó un feliz 2015 y como no desearte que sigas con estas entradas tan jugosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mariano, hoy sí que voy a ser breve: ¡EXCELENTE!

    Un abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno tu artículo, Antonio, me gustó mucho. Ya me uní a tus seguidores, abrazos.

    ResponderEliminar
  6. El artículo es mío, Myriam, pero podía ser de Antonio perfectamente. Él me supera en agudeza y conocimientos de lejos. Solo que al Cesar...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb