Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 25 de abril de 2017

HOMBRES Y GUERRAS (Una reflexión irrelevante)

De la prensa: SOLDADOS RUSOS HALLAN MUNICIONES FABRICADAS POR EE.UU., ALEMANIA Y BULGARIA EN ALEPO, SUMINISTRADAS A LOS TERRORISTAS.


Cierta perplejidad se apodera del que esto escribe cuando percibe la extrañeza de tantos que se asombran por la permanente situación de guerra y sus subproductos (miseria, desolación, refugiados, muertes) que permanecen enquistadas en gran parte del mundo.
Y digo perplejidad porque parece que olvidamos cual es nuestro origen y, lo que es peor, como hemos llegado hasta este siglo, si no es a base de guerras y matanzas, sean estas territoriales, étnicas o de religión. Vivimos en una permanente ficción, queriéndonos convencer de que ‘esos tiempos pasaron’ y que la actualidad es cosa diferente, como si el código ético que hemos inventado fuera el nuestro y nos permitiera obviar el natural al que estamos sujetos desde nuestra aparición sobre el planeta y del que, a nuestro pesar, no nos hemos desprendido.
Hemos olvidado por completo (haciendo un gran esfuerzo para mirar hacia otro lado) que venimos de especies sujetas a la implacable ley de la naturaleza. Miramos nuestra película irreal y nos decimos ‘éramos fieras, pero ya no. Ya no existe la ley del más fuerte, sino la del más inteligente y más solidario’. Y nos quedamos tan tranquilos, como si el solo acto voluntarista fuera suficiente para imponerse a la realidad. Pero no es cierto. Basta echar una mirada a la historia. Si hacemos ‘un corte’ por cualquier época y en cualquier país, descubriremos multitud de guerras con uno u otro objetivo. Desde que eliminamos a los neandertales y nos quedamos sin competidores específicos, nos hemos empeñado en guerrear unos contra otros por unas u otras razones.
La opción, para la vida acomodaticia de los que hemos tenido la suerte de nacer ‘en la parte confortable’ del mundo, es mirar para otro lado, como mucho suscribirnos a alguna ONG que apadrine niños, animales o plantas y sentirnos satisfechos con ese gesto. Si los famélicos de otros países, atraídos por el espejuelo de nuestra ‘sociedad del bienestar’ intentan acercarse a nuestras fronteras (casi siempre con riesgo de sus vidas), empleamos la táctica inventada hace cientos de años: los muros, hoy bastante más eficaces que la lejana muralla china.
Y si los pobres deciden matarse entre sí, allá ellos. Los países ‘avanzados’ se limitan a enviarles armas al grupo de su preferencia (a veces a los dos) y a procurar que el conflicto se mantenga lejos de nuestra confortable vida, que bastante tenemos con nuestros problemas de exceso de calorías en la dieta, de un suministro eléctrico que nos parece caro, o de donde enviar nuestras basuras siempre crecientes.
Nada extraño desde que el mundo es mundo. Esta misma radiografía se podía haber hecho en cualquier momento del último milenio.




martes, 18 de abril de 2017

EL FIN DE LA PASCUA

Ha terminado por fin la semana santa y cada mochuelo vuelve a su olivo, menos en mi Comunidad Autónoma, que comienza otras fiestas de corte más regional y populachero donde se trocan caramelos por longanizas y morcillas, o pitos y balones. Apoteosis de pseudo disfraces campesinos con final etílico, y de hachones sardineros alumbrando mitologías de cartón piedra.
Durante una semana, las procesiones han invadido calles y plazas en este sur ‘tradicional’ y folclórico-religioso. Las leyendas de hace dos mil años, en forma de estatuas y relicarios, han desfilado a hombros de abnegados penitentes, escoltados de elegantes ‘manolas’, de representante políticos y de las fuerzas del orden, que para eso están, aunque sea a media asta. Las flores han perfumado calles y avenidas, las músicas con sordina, los pitos burlescos y los tambores, han emocionado corazones. Los nazarenos han acumulado un año más a su lista procesional como si se tratara de un mérito que los años incrementan. Puede que una vía de salvación eterna sea la perseverancia procesionaria. Por probar que no quede.
Los objetores pasionarios, ante la avalancha de piedad popular han marchado a la playa o a la montaña, guardando un respetuoso silencio ante la España procesional. Enfrentarse a la inquisición, siquiera de opinión, puede resultar peligroso cuando los espíritus están poseídos de fe tan viva y tan segura de la verdad. Los legionarios han hecho sus demostraciones de habilidad armamentística concitando la admiración y el aplauso del respetable, incluso llevando muestras de su maestría ante unos niños que no sé si entenderían bien lo del ‘novio de la muerte’, que decía el tuerto-manco. Se ha echado de menos a la cabra.

En cualquier caso, la convivencia –salvo contadas excepciones que confirman la regla- ha sobrevivido un año más. Por fortuna, hay espacio para todos y cada uno.

martes, 4 de abril de 2017

BANDO DEL ALCALDE DE COSTANILLA DEL TRABUCO SOBRE LAS PROCESIONES DE SEMANA SANTA.

Me llega, por vías dignas de todo crédito, este bando del alcalde de Costanilla del Trabuco que, para solaz de mis ávidos lectores, incluyo en el blog.
“Estimadas personas de este municipio: se acercan las procesiones de Semana Santa. Como cada año, comienzan las especulaciones acerca de la participación en las mismas de este alcalde y parte, o todo, su equipo de gobierno. Para que cesen las tales y despejar dudas, se precisa una explicación. Y os la voy a dar:
Vivimos en  un país cuya constitución, en su artículo 16.3 dice: Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades, sin más limitación en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden publico protegido por la ley. Y más adelante: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Lo que permite definir al Estado español como ‘aconfesional’, que no laico.
De ello debería desprenderse la conveniencia de que las cosas civiles vayan por un lado y las religiosas por otro. Ítem más que las creencias en nuestro país se van diversificando y los exclusivismos religiosos tienden a diluirse en variedad de creencias y religiones, lo que puede que nos condujera, en un futuro próximo a participar en desfiles de Musulmanes, Judíos, Testigos de Jehová, Evangelistas, Hare Krishna, o cualquiera otros que decidieran manifestarse públicamente, previo acuerdo con las autoridades competentes. No es nuestro país de los que han adoptado la norma religiosa como legislación civil, sino que en él, ambas se bifurcan y diversifican. La una se ocupa de legislar sobre los cuerpos y la otra sobre las almas. Curiosamente, en el ideario de la religión católica, ya figura desde tiempo inmemorial una recomendación clara en este sentido: ‘Dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios’ (Mat. 22:21), pronunciada por el fundador de la misma en un momento de eficaz iluminación. Podría aducirse que las autoridades civiles participan en los desfiles procesionales en lo que se refiere a la parte folclórica y tradicional, argumento que, tratándose de una ceremonia religiosa a la que se le supone cierta seriedad, hace flaco favor a los mentados desfiles.
Dicho todo lo cual y mediante el presente bando, que ordenaré colocar en todas las esquinas de nuestro municipio, anuncio, declaro y participo mi firme voluntad de no desfilar este año (ni los sucesivos que dure mi mandato) en ningún festejo de tipo religioso -sea de la comunidad que sea-, en mi condición de alcalde. Acción que hago extensiva a los miembros del equipo de gobierno. Como es lógico, el presente bando no atañe ni se inmiscuye en las acciones que cada uno de ellos, ni yo mismo, pueda ejercer en su condición de ciudadano particular.
Espero y deseo que esta decisión, tomada con la sana intención de manifestar mi absoluto respeto a las creencias de cada uno, y en aras de la libertad de que deben gozar todos los poderes (sean estos civiles o religiosos), sin injerencias mutuas, sea bien entendida por todas las personas del municipio, cuyo solo bienestar y libertad de conciencia guían mis intereses”.

Dado en Costanilla del Trabuco, abril de 2017.
Vuestro alcalde.









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb