Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 27 de enero de 2015

BLASFEMIAS












Relata Manolo Meseguer 
(http://manuelmariameseguer.blogspot.com.es/2015/01/el-segundo-mandamiento-un-amigo.html), que uno de sus conocidos musulmanes, afeaba el hecho de las portadas de Charlie Hebdo teniendo en cuenta que en su religión la representacion de figuras sagradas está proscrita, incluso penada por la ley en las naciones que tienen la Sharia como código civil. Y que solo los dibujos de esos personajes ya constituyen, a su modo de ver, una blasfemia.
A ese tenor, recuerda Manolo la prohibición bajo pena de multa que existió -hasta no hace tanto tiempo-, en muchos lugares públicos de nuestro país, dada la inveterada costumbre de sus habitantes a los sonoros mecagondios ante cualquier nimio contratiempo.
Y me llevan semejantes comentarios, y otros muchos que en estos últimos días he leído, a la esencial reflexión de que la blasfemia, o el simple hecho de citar el nombre de dios en vano como dice la religión católica, ha de ser punto censurable para los creyentes de esa religión concreta, no así para los de otra diferente y menos para los que no tengan ninguna, que los hay.
Por tanto, y a diferencia de los tiempos inquisitoriales de este país en los que la pureza de la práctica religiosa era exigida a todos los ciudadanos sin distinción de opiniones ni creencias, en el actual contexto, habremos de aceptar que sean blasfemos (pongo por caso) los practicantes o dados de alta en la religión de que se trate y no el resto. ¿Cómo se puede ofender a criatura alguna de cuya existencia no se está seguro o se niega directamente? Parece un contrasentido. Y ¿cómo puede sentirse ofendido nadie porque se nombre en vano (o de forma irrespetuosa u ofensiva) a un dios que tiene herramientas suficientes para responder a la provocación y no se molesta en hacerlo? Probablemente no le afectan demasiado esos irrelevantes comentarios.
Un ejemplo, supongamos que alguien cita en vano a Orus o a Anubis, afeándoles su mirada de halcón peregrino al primero y su aspecto de zorro necrófago al segundo. No parece probable que ningún seguidor de la religión egipcia vaya a sentirse ofendido hoy, aunque durante 3.000 años fueran esas, practicas tan vigentes como algunas de los tiempos actuales.

No se quiera desprender de lo antedicho que apoyo o siquiera justifico la blasfemia o la falta de respeto a otras creencias o dioses diferentes de los míos (si los tuviera). Son cosas que considero ofensivas, de mal gusto, particularmente ociosas y perfectamente evitables en una sociedad civilizada y respetuosa con los usos civiles, pero de ahí a sentirse tan ofendido…

5 comentarios:

  1. No es cuestión de apoyar la blasfemia, pero como bien has dicho, blasfema el que puede. El problema es que se siente aludido el que quiere y ahí es donde entramos en ese terreno peligroso que es la radicalización de la religión, como cualquier otra radicalización, dicho sea de paso.
    Me gustó tu forma de tratarlo Mariano y además estoy totalmente de acuedo contigo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mas razón que un santo (una santa en este caso). toda la radicalización es mala, hasta la de los buenos. Un abrazo, princesa, a ver si volvemos a coincidir por Murcia en algún "evento".

      Eliminar
  2. Podríamos pensar que esto sucede mayormente en la España católica y tridentina y en las otras religiones monoteístas, pero un simple vistazo a la América profunda del Norte nos advertiría de que el insulto a los dioses (a los de cada uno, claro) se toma por anatema y escándalo. Así que, Mariano, tienes toda la razón del mundo, pero como quien oye llover. Y gracias por la cita, me c... Pues eso, que gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es, Manolo, esto es un fenomeno universal, como el hombre. Ya sabes ande estamos. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Las palabras de estos dos grandes personajes, humanos como nosotros, poseen la verdad que debimos haber estudiado, comprendido y, en el caso de estar de acuerdo con ellas, ser coherentes con nuestro pensamiento posterior al igual que, estando en desacuerdo no hacer nunca caso de ellas. Bien, Mariano, blasfemar contra el dios inmisericorde, vengativo, poderoso y un sinfín de otras lindezas que nos enseñaron simplemente es una falta de vocabulario y mal gusto que la incultura y la brutalidad estampa contra los oídos de quien las escucha. Sin embargo, a veces, he podido comprobar que era puro rencor. Esto es malo. Blasfemar es encontrar gente por la calle con necesidades perentorias para poder vivir. Blasfemar es expresarse de forma engañosa en interés propio. Blasfemar es emitir juicios sin conocimientos y obligar a su cumplimiento porque así se ha establecido. Por no extenderme, que sabes que lo hago, Blasfemar, Mariano, es para mí mentir con conocimiento de que tal mentira hará daño y creará miedo en quien la escuche con la bondad que produce la ignorancia. Horus y Anubis merecen una credibilidad mayor que los adoctrinadores fundamentalistas y malsanos embaucadores de mentes.
    Como siempre, Maestro, una excelente publicación.

    Un abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb