Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 3 de febrero de 2015

GALGOS O PODENCOS



Como siempre que se tratan temas de religión o de política, la conversación se fue poniendo agria y el tono subiendo en un crescendo que amenazaba la habitual paz de nuestra tertulia vespertina. El tío Cacaseno, republicano de toda la vida, era el que más leña echaba en el asador. Su apasionamiento, que no había decrecido con los años, amenazaba con ponerlo al borde de la apoplejía, la cara roja y las venas del cuello como ramas de olivera, mientras esgrimía ante los presentes, como una daga florentina, un dedo admonitorio retorcido por la artritis. Su blanco eran los partidos de derecha. 
Fernández, el conciliador, terció como siempre, intentando quitar hierro al asunto:
—Tío Cacaseno, no se acalore Ud. que le va a dar algo. Tenemos democracia desde hace ya muchos años y cuando ganan unos (por el margen que sea) tienen todo el derecho a gobernar durante el periodo que se les ha adjudicado, y los demás la obligación de ayudarlos para que lo hagan lo mejor que sepan o puedan. Si son de nuestra cuerda, mejor, pero si no lo son, es lo mismo. Si en nuestro pueblo sale elegido un alcalde de derechas, pongamos por caso, a partir de ese día es el alcalde de todos los vecinos. Él tiene la obligación de gestionar para todos sin distinción, y nosotros el deber de respetarlo. Si no nos gusta su gestión, a las próximas elecciones votamos a otro y en paz.
—No estoy de acuerdo, yo soy de izquierdas de toda la vida. Si el alcalde es de los míos es mi alcalde, y si no, no.
—Pues perdone, que no quiero faltarle, pero diría que es Ud. una miaja cerril y ultramontano.
—No me digas palabra raras, Fernández, que los que habéis estudiado parece que queráis reírse de nosotros.
—No son raras, Cacaseno, están en el diccionario. Lo que quiero decirle es que tendríamos que haber aprendido ya que la democracia consiste, entre otras cosas, en manifestar igual respeto por el oponente político que por nosotros mismos, aceptando el principio universal de que tener una tendencia política o unas posiciones dentro de ella no nos convierte automáticamente en poseedores de la verdad. Debemos aceptar que es posible que los que se oponen a nuestra opinión tienen la misma capacidad que nosotros para estar en lo cierto. Si un equipo municipal lo hace bien, cuida las infraestructuras, instala iluminaciones, mejora el asfaltado, promociona nuestras veredas y caminos como recorridos lúdicos, realiza un buen plan de actividades culturales y de políticas de emigración e igualdad y, en general, se preocupa del bienestar de los administrados, así es percibido por la gente y considero que ese es un buen equipo de gobierno, sea del signo político que sea. Los hemos elegido, por mayoría, para que nos administren bien y cumplan correctamente su cometido.
—Tú me hablas de un mundo ideal en el que cada uno hace lo que tiene que hacer, pero no me digas que en la política nacional eso funciona también, porque no me lo creo.
—Esa es la pena, que los partidos políticos de ámbito nacional han perdido la noción de lo que se les ha encomendado en primer lugar, que es la buena administración de los ciudadanos y, perdido el “oremus”, concentran todos sus esfuerzos en quitar al contrario para ponerse ellos sin muchas garantías de que su gobierno mejore al de los actuales, porque los márgenes de maniobra no son demasiado anchos. En esa batalla cruel y fratricida perdemos todos, los actores principales y los pobres administrados, victimas, unos y otros de esas luchas feroces e irracionales. ¡Cuanto mejor no sería que colaboraran, en la medida de lo posible, para llevarnos a buen puerto! Me recuerdan a la fabula de los dos conejos que, discutiendo si sus perseguidores eran galgos o podencos dan ocasión a que lleguen los perros y se coman a ambos.
—¡Lo que hace el haber leído, Fernández!
                                                                                        





2 comentarios:

  1. Pues sí, Fernández, unos pierden la noción de sus responsabilidades más deprisa y con mayores males que otros... Unos alcaldes son: "... sólo de quienes les votan..." y otros lo son de todos. Y, en fin, unos poseen la estructura más corrupta que se ha descubierto en España, en cualquier etapa de su historia, y otros no... La vaselina para dulcificar la maldita penetración de consignas irresistibles y plagadas de absurdas mentiras, para quienes las quieren escuchar. Incomprensiblemente burdas para quienes viven el día a día.

    Un abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
  2. Así andamos, maese Antonio, Confundidos y confusos. Como decía el profesor Cipolla, tambien entre el colectivo de alcaldes debe existir el numero E de bobos recalcitrantes, incluso de corruptos e imputados. Que los hados sean clementes con los pobres administrados!
    Un abrazo, y a ver si arreglas tu blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb