Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 2 de abril de 2013

PECADO Y DELITO


Desde el Neolítico, las religiones han sido para el tronco humano como las hojas para los arboles caducifolios: aparecen, cumplen su cometido y desaparecen barridas por los vendavales del tiempo. Así pasó con los mesopotámicos, los persas, los egipcios, los griegos, los romanos, etc. (por centrar la mirada solamente en nuestro familiar lago mediterráneo).
Y todas las religiones, pasadas y actuales han tenido algunos objetivos en común: convencer a sus adeptos de que hay un mundo de bienaventuranza en otra dimensión al cual tendrán acceso aquellos que se dejen guiar por la casta sacerdotal del momento, siguiendo a rajatabla sus indicaciones que incluyen un comportamiento que evite el pecado, definido por cada religión de acuerdo con sus postulados.
Entre estos, se encuentra aclarar qué es lo bueno y lo malo y a esto último clasificarlo como pecado, creando la sensación de culpa imprescindible para el buen gobierno de la grey. Como objetivo último y más importante de cada estructura sacerdotal se encuentra alcanzar el poder sobre las almas, y de paso sobre los cuerpos. Se pretende que la sociedad civil acepte en bloque todos los preceptos de la organización religiosa, de forma que el pecado sea asimilado al delito, con lo cual, este será punible de oficio por el brazo secular, tal como recordamos de tiempos inquisitoriales, no tan lejanos, en nuestro país.
Y esto es una confusión que nos ha sumido desde siempre en el desastroso estado de mezcolanza ideológica que todavía arrastramos; la iglesia católica (una más entre tantas verdaderas) ha mantenido como objetivo prioritario extender sus tentáculos dentro del sistema de gobierno de forma que el personal confunda mandamiento religioso con la imposición civil. Este disparate que sufrimos desde hace tantos años merece una reflexión permanente manifestando con toda claridad que la creencia religiosa es una cosa a la que están obligados los que, voluntariamente se entreguen a ella y otra es la norma civil, que obliga e implica de forma universal a los ciudadanos del país. Si la ley civil, promulgada con todas las garantías proporcionadas por el estado de derecho, legisla en la materia que considere oportuna, ninguna ley religiosa, por mucho origen o iluminación divina que se arrogue, es bastante para cuestionarla. La religión, cualquiera de que se trate, tiene plena vigencia y autoridad para aquellos que creen en ella, la practican con todo el ardor que consideren oportuno y a ellos solamente extiende su autoridad e imposiciones. Al resto de los ciudadanos, tiene la obligación inexcusable de dejarnos en paz, sometidos al imperio de la ley civil, que ya es bastante.
No son sinónimos pecado y delito. Pueden ser considerados como pecado para esta o aquella religión hechos como el concubinato, el aborto, el matrimonio homosexual, la ingesta de cerdo, alcohol, u otros productos que para la ley civil no constituyen delito ni siquiera infracción y que para otras gentes resultan incluso saludables. Y los creyentes de la religión de que se trate, tienen absoluta libertad para abstenerse de ellos mientras los no creyentes hacen lo que les parezca más oportuno.
Y los unos y los otros, tenemos la obligación de respetar las posturas ajenas sin que ello tenga por qué comportar la menor sombra de enfrentamiento o rechazo.





16 comentarios:

  1. No me interesa ninguna religión ni ningún Estado que no ataje tales aberraciones. ¿Los has oído clamar contra el "diseño" económico? Mucho sahumerio y machacantes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que no vamos por el camino de atajar, ni esas aberraciones ni ningunas. Soplan malos vientos para quien tenga la osadía de pensar por su cuenta. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hoy al leer tu entrada y pasado el estrepitoso día del Bando, convine como profilaxis “intentar” al menos un momento reflexivo. Lo intento con su lectura.

    Pienso que haces muy bien Mariano en RECORDAR estas cosas que deberían ser evidentes en un Estado moderno, Occidental y del S. XXI. Hay que pensarlas. Especialmente cuando el Presidente del Gobierno, Sr. Rajoy ( registrado de la propiedad por oposición, triunfador en la política y fumador de puros que se tiñe el pelo) se ha hartado de decir (ahora lo hace menos; esta missing entre sus volutas humo) “que él haría las cosas como Dios manda”…¿lo recuerdas, no?... con su dedo acusador señalando una y otra vez durante OCHO AÑOS (mientras recibía los sobres de Bárcenas) a la Banca Parlamentaria del entonces Gobierno de España, socialista y laico ?.. ¿ lo recuerdas, verdad?.. y en donde un ministro del Opus Dei, un tal Fernández (mano derecha de ese Presidente) viene ACTUALMENTE, como “correa de trasmisión” de la Iglesia Católica, poniendo a caldo sin escrúpulos, criminalizando como si en el Medioevo estuviéramos, a homosexuales, interruptores del embarazo etc , etc, etc.

    La “inmersión” de la moral católica (mucho más laxa que la protestante, especialmente en “lo público” como a la vista está ) y su correlato de lo que considera “pecado”, es en nuestro Ordenamiento Jurídico inmensa y larga, desde El Fuero Juzgo…es decir, desde el origen..….. Nos falta, por desgracia, esa enriquecedora “Tradición” que hizo emerger a los Estados modernos por medio de la Ilustración y la Reforma…. En España los intentos de separación entre uno y otro orden (el religioso y el jurídico civil) han sido escasos y, cuando se intentaron, siempre fueron “abortados” (curioso) por la fuerza. No solo sucedió durante los “recientes” CUARENTA AÑOS del nacionalcatolicismo que la fotografía que acompañas “testifica de forma impúdica” si no desde D. Pelayo y sus huestes…Es nuestra Historia y está más que documentada… Y como dicen ahora... es ya una parte de nuestro “imaginario vergonzoso” que insiste y persiste. Por eso Mariano, creo que está muy bien que se RECUERDE cuanto más, mejor, esas diferencias entre “pecado y delito”…. y que a través de ella se realicen lecturas y se tome conciencia de que somos todavía una Sociedad antigua….!Sí, sí, antigua!...que hay que intentar cambiar………y hacerla más democrática y ”moderna”.

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo triste, D. Nico, que "desde D.Pelayo y sus huestes" el asunto sigue como sigue. A veces me descorazona pensar que pertenezco al mismo género que tantos de esos mentecatos a los que nos referimos. Luego, recapacito, echo mano de mi caridad cristiana, leo comentarios como el tuyo y me reconcilio (ligeramente) con mis sufridos congéneres. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha gustado, como siempre. ¡Enhorabuena por tu estilo y por los contenidos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosella, es una satisfacción que me visites. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  4. No soy una persona religiosa (no me refiero a cristiano, sino a ninguna religión), así que no tengo muy claro el concepto de pecado, jamás me confundiría ambos términos, pero por lo que pude leer suele suceder.
    Ilustradora entrada.
    Un abrazo.
    HD

    PD: Por cierto, tus avisos de nueva entrada me aparecen como virus, más de una vez dudé en hacer click en el vínculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reitero el agradecimiento que te envié por e-mail. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Y yo te lo agradezco. Otro para ti, ya sabes que te deseo lo mejor.

      Eliminar
  6. Perfecta explicación Mariano, uno es el Orden Jurídico y otro el Orden Moral. La tolerancia entre los humanos es una maravillosa virtud. Carecer de ella en varias oportunidades no has traído graves errores y consecuencias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo pienso yo, Lourdes, pero parece que no andamos por los derroteros de la tolerancia. Puede que sea cosa de los genes, que se nos han ido trastornando a lo largo de la evolucion. hemos dejado de ser animales (del todo), pero no hemos llegado a ser sapiens (del todo). Un placer, como siempre, que aparezcas por aqui.

      Eliminar
  7. Mi querido maestro, siento irritarme un poco, solo un poco, cuando leyendo tu último párrafo, demasiado cerca en el lugar del texto de los dos poderes impuestos por años, me pregunto ¿para respetarse no es necesario que seamos racionales? Bien, creo que nos han enseñado, a varias generaciones, a ser irracionales, a aceptar leyes civiles, buenas o malas, a través de un miedo pecaminoso, a clamar en el famoso desierto de las tentaciones jesusianas sin la más leve respuesta. Ahora, cuando un atisbo, una pavesa, un amanecer, se vislumbraba en el horizonte de nuestros ínclitos políticos, un zarpazo, que creo mortal, ha dado con todo por tierra y nosotros, los votantes, volvemos a experimentar la sensación de pecado, de dominio de pensamientos introducidos en nuestras mentes a tornillo y, además, que es lo grave, aceptándola.
    Maestro, tenemos poco remedio. Las fuerzas muertas de esta única secta cristiana que discrimina a troche y moche a todas las demás creencias se queda con las subvenciones, centros escolares pagados por el Estado, manifestaciones (siempre que gobierna la izquierda), y encima nos trata como a pecadores. Es un insulto a la inteligencia.

    Un abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te enrrites, Antonio, que encima se cachondean de nosotros si nos ven alterados. Dientes, dientes y si podemos, un mordisco de vez en cuando, aunque nos dejemos pegados los dientes postizos. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Bien dicho, Mariano. Esta reflexión es propia del amigo Fernández, lúcida y directa al grano.

    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, leader, no sé si vale la pena tanta reflexion. Es como parir gatos para que los ahoguen en un caldero. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb