Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 16 de abril de 2013

MOROS Y CRISTIANOS (I). Los reyes peleones


Esta  serie sobre acontecimientos de nuestra Historia de España, está dedicada a mi buen amigo José Luis Muñóz Díaz que, desde tierras catalanas sigue este Blog y, de vez en cuando, me cede alguna de sus valiosas ideas a titulo gracioso.


El ciego sol la sed y la fatiga
Por la terrible estepa castellana
Al destierro con doce de los suyos
-polvo, sudor y hierro- El Cid cabalga

Dice Machado que salió el Cid de Burgos después de hacerle jurar en Sta. Gadea a Alfonso VI que no había tenido parte en la muerte de su hermano Sancho. No todos los historiadores están de acuerdo que tal juramento tuviera lugar. Al parecer, la primera referencia literaria que hay sobre el dudoso acontecimiento es de 1236. De cómo suceden los hechos a como son recogidos en la posteridad, suele existir un largo camino que los estudiosos se empeñan (con frecuencia vanamente) en recorrer de nuevo.
Sea como fuere, la supuesta jura de Sta. Gadea habría tenido lugar en el año 1072 y el destierro (primero) del Cid, que por entonces era solo Rodericus, no se produciría hasta el año 1081. Algo pasaría en ese periodo de diez años, así es que vayamos al principio:
Fernando I de León, en el año 1066 convocó una Cura Regia, a la que expuso su voluntad de repartir sus reinos entre los hijos igual que cualquier amantísimo padre, llegado el momento, reparte sus enseres más preciados. Al primogénito, Sancho, le concedió el Reino de Castilla, creado para él, y las parias o impuestos sobre el reino taifa de Zaragoza. A Alfonso le correspondió la principal corona, el reino de León, y los derechos sobre la taifa de Toledo. A su hermano menor, García, le adjudicó el reino de Galicia y los derechos sobre las taifas de Sevilla y Badajoz. A su hija Urraca le dio la ciudad de Zamora y a la otra hija, Elvira, la de Toro.
Cualquiera diría que aquel reparto efectuado por la voluntad regia habría de ser aceptado y respetado en todos sus extremos, pero al parecer los muchachos eran más díscolos de lo que su padre había previsto. Cuando Alfonso fue coronado rey en León, como era su derecho, su hermano Sancho no aceptó el nombramiento, considerando que, como primogénito, debía ser el heredero de todo el imperio paterno. Desafió a Alfonso a un juicio de Dios en el que el vencedor se alzaría con todo. Sancho vence, pero Alfonso no se conforma con la derrota y convence a su hermano para que no se hagan daño entre si, poniendo los ojos al unísono en el reino de Galicia. Dicho y hecho. Los aliados se vuelven contra García, al que derrotan en Santarem y se lo mandan, para que lo conserve a buen recaudo, a al-Mutamid de Sevilla, con el que mantenían, en ese momento, buenas relaciones.
El concierto entre los dos ambiciosos dura poco. En 1072 se produce una nueva batalla en Golpejera y Sancho sale vencedor. Alfonso es tonsurado[1] y recluido en el monasterio de Sahagún, pero con la ayuda de su hermana Urraca convence al abad del monasterio de que lo deje escapar y se refugia en la taifa de Toledo de la que es rey su vasallo al-Mamún.
Sancho monta en cólera contra su hermana Urraca y pone cerco a Zamora, su ciudad. En el asedio, encontrará la muerte.
Pero no adelantemos acontecimientos, eso se verá en el próximo número.       



[1] La tonsura, desde tiempos visigodos, llevaba aparejada el ingreso en la vida religiosa y, consecuentemente, la incapacidad para reinar.

7 comentarios:

  1. Tontico no fue Sancho: no heredó conforme a la tradición castellana y el reino leonés llevaba unido el título de emperador. He ahí…
    Seguiré la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya en esa época era dificil encontrar quien se chupara el dedo.

      Eliminar
  2. Siempre he sentido una especial pasión por el gran poema de Manuel Machado. No posee la suave lectura de su hermano Antonio pero cuando lo leí por primera vez, en una antología literaria, me pareció épico. Como nos narras la historia es como debería de haber estado explicada en los libros de texto que nos deformaron, en bastante medida, nuestra concepción de los hechos históricos, Mariano. El poder. Los reinos de España, que siempre han estado separados y en lucha. Las traiciones entre hermanos, padres e hijos, familiares, creo que nos crearon, cuando niños, la convicción de que los reyes eran diferentes por este comportamiento y no por su preocupación por sus siervos y vasallos.
    Si a esto añadimos la película “El Cid” de Anthony Mann, 1961, cuando Charlton Heston decía, en la toma de Valencia (Peñíscola): “¡Por España!” ¿Entre 1093 y 1101 existía España? ¡Qué poca Historia verdadera nos hicieron aprender y qué mal nos la explicaron!

    Un abrazo, maestro Mariano.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, antonio, tienes razón, debi especificar de que Machado es tierras de Castilla. Ya lo has señalado y quede así. Me hace gracia (y espero compartirla) contemplar algunos acontecimientos historicos a la luz desenfadada de las informaciones actuales, pero no tengo clara una posible deriva plumbea. Gracias, como siempre, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. !Ha! ¿pero en esa pelicula salia Charlton Hestom?.. yo solo recuerdo a una Loren de tersa y palida faz "repasando" en un pajar los labios del Cid y susurandole "ay Love You"..Tendre volver a verla. Mariano, un repaso por la Historia del Guerrero del Antifaz no esta nada mal. Siempre es agradable y mas como tu la cuentas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues ya ves como nos mixtifican la Historia. Conviene recrearla de nuevo y, si puede ser, con un toque divertido, que bastantes penas tenemos ya. Un abrazo, Nico.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb