Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 21 de julio de 2015

TRADICIONES (II)

 Algunos contertulios se quejaron a Fernández de falta de respeto por las tradiciones.
—Nada más lejos de la realidad –nos dijo al día siguiente. Lo único que digo es que conviene investigar lo suficiente para que no nos la metan doblada, o dicho mas finamente, evitar en lo posible comulgar con ruedas de molino, cosa altamente desaconsejable para galillos sensibles. Es muy hermoso que tengamos mitos y tradiciones, pero también que no perdamos de vista de donde y cuando vienen y les demos la importancia que tienen; porque se corre el riesgo de aceptar esas verdades ‘acientíficas’ como incontrovertibles, sin serlo. Ya lo hemos visto con algunas de nuestras más queridas tradiciones.
—Hay otros pueblos que se constituyeron antes y tienen más historia que nosotros.
—Desde luego, hay algunos más antiguos que otros, para presumir de antigüedad, solo hace falta remontarse al padre Adán y todos primos hermanos, blancos, negros rojos y amarillos.
—No apunto tan lejos, me refiero a otros pueblos de esta piel de toro que no sabemos si ha de ser una o múltiple.
—Pues ya conoces la historia. Todos queremos ser diferentes y si es posible, los más antiguos, no sé para qué. Al fin y al cabo, terminaremos colonizados por los americanos. Fíjate en lo que celebran los chiquillos ahora, la fiesta esa del truco o trato y las calabazas con luces. Dentro de pocos años pensaran que eso viene del tiempo de los Iberos y el que no lo celebre, motejado será de retrogrado y acultural.
—Reconocerás que hay regiones que entraron en la Historia antes que otras y arrastran más poso de tradiciones y mitos.
—Si lo dices por tus amigos catalanes, te recordaré que muchas de sus tradiciones, están basadas en leyendas sin fundamento o en consideraciones pintorescas. El famoso pa amb tomaquet  se atribuye a los trabajadores murcianos que excavaron el metro de Barcelona[1]; inventaron ese artificio para ablandar el pan, no siempre recién horneado. Hablábamos de las vírgenes bizantinas propias de la mal llamada Reconquista; pues una de las principales es la de Montserrat, cuya tradición la sitúa hacia el año 800, en que fue descubierta en una cueva por unos pastorcillos, pero hasta el 11 de Septiembre de 1844, no sería declarada oficialmente por el papa León XIII patrona de la diócesis de Cataluña.
—¿Entonces, la Virgen de la Merced?
—Algo parecido a las de Murcia, pasaron de moda las bizantinas y aparecieron las romanas. La Virgen de la Merced fue coronada canónicamente en 1886, cinco años después de la de Montserrat.
—No me negarás que los catalanes son más conservadores, respetuosos y amantes de sus tradiciones que muchos otros.
—Líbreme Dios de negarlo (ni de afirmarlo). Solo te digo que muchas tradiciones, incluidas las catalanas, son bastante recientes y en muchos casos basadas en leyendas poco fiables. Por ejemplo, las famosas cuatro barras no son exclusivamente catalanas. Las evidencias más antiguas aparecen en los siete sellos de Ramón Berenguer IV (+1162), conde de Barcelona y príncipe de Aragón, datadas en 1150. La historia de Wifredo el Vellososo (+897) recibiendo el símbolo de las cuatro barras de Ludovico Pio en su lecho de muerte, es preciosa… pero inventada siglos después por Pere Antoni Beuter (1490-1555) en su obra Segunda Parte de la Cronica General de España, según se han encargado de probar los historiadores Martín de Riquer   y Menéndez Pidal de Navascués.
Las cuatro barras aparecen en las armas de Andorra y en el escudo de las regiones francesas de Languedoc-Rosellón, Provenza-Alpes-Costa Azul, Pirineos Orientales, Lozère, Formigueres, Latour-de-Carol, Le Perthus o Barcelonette; también en las provincias italianas de Reggio Calabria, Catanzaro y Lecce, y como enseña abreviada en Nápoles, y en otras villas y ciudades de América Latina. Ya ves si son famosas y comunes.
Se nos ha hecho tarde hoy, en la próxima entrega te cuento lo de la sardana y otras tradiciones.
—Que me place.
  






[1] BOTIAS, ANTONIO. Murcia, secretos y leyendas, Pictografía, Murcia, 2011. P. 47

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb