Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 24 de abril de 2018

COLECCIONISTAS Y COLECCIONES


Decía mi profesor de Antropología en un libro titulado “El animal paradójico” (algunos traviesos alumnos lo remedaban de forma burlesca como “El animal parapléjico”)[1], que el afán de coleccionismo es lo que sitúa al hombre, desde tiempos prehistóricos, en su auténtica dimensión humana.
El utensilio no existe sino en un ciclo operatorio y la colección de utensilios del Australopitécido nos habla de un lenguaje de posibles, una visión de del futuro, de lo por-venir que descarta selectivamente (en el hecho mismo de hacer tal selección) una serie de imposibilidades funcionales, de actos. Lo posible prevalece siempre sobre lo real y lo real no es más que el residuo de lo posible.
En lenguaje más pedestre, el afán de coleccionar parece estar estrechamente ligado con el de poseer el utensilio o el bien para siempre, con el afán por trascender uno mismo a través de los objetos; en definitiva, con la conquista de un futuro eterno ante el miedo de la extinción que nos amenaza desde la cuna, en una cabriola que pretende diferirla por todos los medios.
En muchas ocasiones, la colección se convierte en el trasunto de nuestra vida y acumulamos objetos como si con ellos pudiéramos construir nuestra propia inmortalidad. En otros casos el coleccionista lo es de objetos raros o difíciles con los que pretende la conquista de una individualidad que lo distinga del resto de los mortales. Con frecuencia, en la colección se pretenden dos objetivos, el numero o la cantidad per se, y la dificultad o la rareza como elemento añadido.
Lo más decepcionante de la colección es que, por extensa o variada que se logre, nunca tiene final y lo que pretendía ser una acción de conquista de la temporalidad puede acabar convirtiéndose en un mensajero del desasosiego y en una muestra evidente de la caducidad inevitable de las empresas humanas. Consumar o dar por terminada una colección es tarea utópica, a menos que, como Pepe Carvalho, nos decidamos un día a encender la lumbre despellejando los libros acumulados durante toda nuestra vida.
Sabios y ascetas han postulado a lo largo de la historia, el desprendimiento/desamor por los objetos y bienes terrenales, pero también ese vacío de utensilios resulta con frecuencia aterrador, si no es sublimándolo en un ejercicio de entrega a la divinidad. Ya los antiguos griegos optaron por la inmortalidad pergeñando elementos que los hicieran permanecer para siempre en la memoria de los hombres:

Es de ver como inculpan los hombres sin tregua a los dioses
Achacándoles todos sus males. Y son ellos mismos
Los que traen por sus propias locuras su exceso de pena

Canto I. Odisea

Ya te digo.




[1] El catedrático de Filosofía de la universidad de Murcia, D. José Lorite Mena

4 comentarios:

  1. Entonces me deshago de todo??? Pregunto....besicos,nos vemos pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, solo de lo prescindible. Más besicos, ya tenemos mono de Ribera.

      Eliminar
  2. Esta primavera con sus traviesos pólenes revoloteando en entorno a mi pituitaria me ha impedido, querido Mariano, concentrarme en un laberinto de consideraciones muy interesante, vitales, no solamente intelectuales (¿quién no ha coleccionado amores juveniles, cromos del Barça..TBO del Capitán Trueno…libros…palabras…recuerdos..? ) que tu entrada de hoy sobre el coleccionismo ( que he leído con atención no solo de amigo) me ha suscitado. Se me ocurre dentro de esta “boria” que me aturde , que deben existir tantas teoría como coleccionistas en el mundo hay .
    De momento, Mariano, me voy tomar unos trozos de pulpo seco a la brasa con una cerveza que todavía hacen en un bar de aquí al lado. Si me aclaro dentro de unos días con algo más interesante y “generalizable”, te cuento.
    Un abrazo primaveral.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos coleccionistas desde hace mucho tiempo, desde que nos levantamos sobre las torpes patas, como decía Lorite. La reflexión viene a cuento de las ligazones, a menudo incomodas y serviles a que nos somete el afán coleccionista, pero del dicho al hecho...Cuando el pulpo te reavife, me cuentas...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb