Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 11 de febrero de 2014

MI AMIGO ISAAC PEDRAZA

No me gusta el frío, como no me gustan los que tosen en los conciertos ni los que están seguros de todo, como mi amigo Isaac Pedraza que me insiste siempre “y te vuelvo a repetir…”. Claro que Isaac es amigo de la infancia y lo soporto como soporto este frío húmedo y sorpresivo con el que nos agrede algunas mañanas nuestro bonancible clima mediterráneo. Entonces, el recuerdo me lleva hacia otros tiempos y otros lugares.
A veces me arrepiento de no haberme quedado en el desierto para siempre. No hay sitio más acogedor que la planicie inacabable de color rojizo. Solo en las horas intermedias del día, el calor exige inmovilidad, un reposo imprescindible que convida a la meditación. La vista se pierde en el infinito, no importa la dirección en que se mire; nada por ningún sitio, solo la posibilidad de que viajando en línea recta se llegue, por fin, a alguna parte. De tarde en tarde se tropieza el caminante con un bosquecillo de acacias de sombrero a cuya sombra han quedado, en la tibia arena, coprolitos de zorros o huellas diminutas de erizos como único rastro de vida. Las acacias, talladas por el viento, están vestidas con unas hojas ralas y menudas custodiadas por espinas como leznas. Quizás, contemplando los troncos con detalle, en su base, se encuentre alguna madriguera de topillos o de víboras cornudas que las han ocupado después de merendarse a sus habitantes. La brisa, constante en el desierto, trae aromas de tiempos lejanos, de civilizaciones devoradas por el tiempo inmóvil que salieron de aquellas arenas con un afán religioso y purificador; también ellas acabaron engullidas por el enorme vacío. Solo el desierto es eterno.
Mientras descansáis a la sombra raquítica del bosque de acacias, se calienta el agua para el té con los pocos carboncillos que guarda siempre el zurrón del beduino; los camellos aprovechan para esquilmar las escasas hojas de las ramas altas con lengua larga y habilidosa, inmune a las espinas. Podéis aprovechar esos momentos, reclinados sobre la arena templada con el rostro contra el cielo y el corazón en calma, para sentir la elemental dicha de estar vivo, sin adjudicarle tal circunstancia ni a la naturaleza generosa ni a cualquiera de los dioses que os recomienden. La cuestión, en ese momento, carece de importancia, todo lo llena el sentimiento de una paz inalterable, ahí empieza y acaba el mundo, la perfecta soledad en el silencio de uno mismo.


El recuerdo de esos momentos me ayuda a soportar el húmedo frío de mi tierra, a la gente que tose en los conciertos, y a mi amigo Isaac Pedraza cuando insiste de forma machacona “y te vuelvo a repetir…”

14 comentarios:

  1. Solo el desierto es eterno. Palabras que se dejan caer como si nada, ¡pero encierran tanto...!

    ResponderEliminar
  2. Define Unamuno al pelmazo como una persona que te roba la soledad sin hacerte compañía. No sé si tu amigo Isaac pertenece a esta categoría, pero yo si huyo de algún pelmazo

    ResponderEliminar
  3. A Isaac lo tengo adoptado desde el colegio, angelico!

    ResponderEliminar
  4. Excepcional relato de un lugar mágico y eterno, como expresas con tanto amor como admiración, Mariano. El desierto y tu habéis establecido una unión mística que pocos pueden llegar a entender. Necesitas pasear nuevamente por él.

    Un gran abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor lugar para desaparecer...sin prisas.

      Eliminar
  5. "Podéis aprovechar esos momentos, reclinados sobre la arena templada con el rostro contra el cielo y el corazón en calma, para sentir la elemental dicha de estar vivo, sin adjudicarle tal circunstancia ni a la naturaleza generosa ni a cualquiera de los dioses que os recomienden. La cuestión, en ese momento, carece de importancia, todo lo llena el sentimiento de una paz inalterable, ahí empieza y acaba el mundo, la perfecta soledad en el silencio de uno mismo."

    Si yo supiese escribir así, publicarìa y presentaría mi libro.
    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de escribir (ya lo sabeis los escritores de éxito) es como lo de abrir zanjas, una vez que has hecho tropecientas, te salen con facilidad. No me tientes, no me tientes, ya sabes: como no me lo presentes, te lo presento.

      Eliminar
  6. Te diría que ni divertido, ni interesante, ni fu ni fá... Simplemente me gusta Mariano, me gusta.

    ResponderEliminar
  7. Que gusto me da verte por este blog que es el tuyo!

    ResponderEliminar
  8. Reitero lo dicho por la mayoría de los comentaristas: una prosa límpida, serena, de buen corte y confección.
    El desierto te inspira, Mariano. Eso sí, por mucho que lo elogias, no se remueve nada en mi interior en cuanto al interés por conocerlo. Debo ser una insensible desértica sin duda.
    Felicidades por tu prosa exquisita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, ya sabes que me da mucho gusto verte por aqui, es un honor. Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb