Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 21 de enero de 2014

EL VIEJO AZUL

Nota preliminar: la hermosa fotografía del “viejo azul” de Cabopa fue la inspiradora de este relato. Así, cualquiera.

Se avizoran como manchas blanquecinas acunadas por un mar de movimientos suaves. La brisa marina, que arrastra el perfume acre de las montañas blancas, los envuelve en una neblina de sales. Diríase una bandada de gaviotas con el buche ahíto que flotan reposando tras la abundosa cacera. A medida que me acerco, van cobrando forma y se hacen más grandes los huecos entre ellos. Ahora se percibe que están alineados con rígida disciplina, borneando alrededor de las estachas que los ligan a 'muertos' invisibles. A su voz de mando, la suave brisa mañanera los ha colocado en la misma dirección y si el viento rola, ellos obedientes, cambian de posición al unísono. Cabecean queriendo hundir las proas afiladas en el agua apenas rizada, buscando el rico alimento de algas que verdea en el fondo, como si de una pacifica manada de ovejas se tratara. Casi todos están pintados de colores claros hasta la línea de flotación. Por debajo se perciben las adherencias de caracolillos y obas decorando los cascos.
En algunos, el paso del tiempo y el abandono es manifiesto. A la distancia justa del muro que retiene el agua mansa hay un viejo bote pintado de un azul ya desvaído. Sus movimientos parecen más pausados. Como un viejo perro de caza inútil, la proa, chata y desgastada oscila perezosa a cada ola diminuta y las bordas, llenas de erosiones, hablan de muchas jornadas de pesca llenas de fatigas. Uno de los escalamos ha desaparecido y el otro, adelgazado como un lápiz, apenas sería capaz de sujetar el estrobo de cáñamo ensebado que impulsa el remo. Las cuadernas agrietadas dejan entrar el agua que bate en su panza redonda un caldete salobre y verdoso en el que nadan trozos de redes y tablas viejas cagadas por las gaviotas. Se trata de un barquichuelo auxiliar ahora abandonado por mor de nuevas técnicas, uno de esos residuos que el progreso inexorable va dejando en pos de sí con crueldad indiferente, un resto que nadie se atreve a destruir pero cuya función en el mundo ha terminado; un viejo desecho sin lugar bajo el sol, como tantos otros.
Cuando paso cerca, me detengo por un momento a contemplar sus amuras remendadas con maderas rescatadas del mar. Observo, con pesar fraterno, los desconchones que revelan capas de pintura de colores diferentes y me gusta imaginarlo en plena juventud, arrogante y bizarro, acudiendo presuroso a la faena en los amaneceres brumosos de La Encañizada. ¡Quién sabe cuántas cajas de sabrosos langostinos, de galupes, doradas o magres habrá traído a tierra el viejo bote!
A veces, en mis momentos de calma, me imagino flotando sobre las aguas quietas, como el viejo azul.







16 comentarios:

  1. Un entrañable relato que canta a toda una vida de trabajo y trajines, de dócil navegar con sus amigos de siempre, aquellos pescadores que van desapareciendo lentamente. Como expresas en esta prosa poética, Mariano, el implacable tiempo destruye por igual las fuertes cuadernas como la voluntad de persistir en trabajos tradicionales. Un bello mar sereno y una brisa que concede el poder de ese lento y atractivo cabeceo a las pequeñas barcas auxiliares. Excelente, Maestro.

    Un abrazo, Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, tempus fugit, nos guste o no. Y se queda uno arrumbado, ley de vida!

      Eliminar
  2. Mariano Sanz + Cabopá = Éxito asegurado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más por Cabopá, yo solo pongo la letra, lo importante es la música.

      Eliminar
  3. Logrado y melancólico poema a la decadencia; a los que hemos tenido barco durante años nos cala hondo. Si pensamos como y donde estará el patrón del viejo bote, nacido para navegar, solo nos queda decir con Góngora: dexame llorar
    orillas del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lloro porque ya hay mucha agua, que si no...Un abrazo, pollo.

      Eliminar
  4. Tan sólo repito aquí algunas de las palabras que saqué del azul de tu texto y las guardé en mi nasa de pescar: acre, ahíto, estachas, rolar, obas, bordas, escalamos, amuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te las cedo como si fueran tuyas, Juan, por fortuna en eso si que podemos ser millonarios: Un abrazo.

      Eliminar
  5. entrañable observación con ojos de curtido marinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando las musas se muestran propicias con los aficionados...

      Eliminar
  6. No soy experta en nada,a lo mejor en emociones,pero te aseguro que logras que salgan a flote las que permanecían dormidas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de avivar rescoldos, es de las pocas satisfacciones que podemos permitirnos en estos tiempos, trasladarnos a mundos diferentes...

      Eliminar
  7. Ni el mismo Azorín describiendo. ¡Qué bárbaro!

    ResponderEliminar
  8. Colorao como una amapola extemporanea en estos fríos...

    ResponderEliminar
  9. Un relato "con lugar bajo el sol" verás que he quitado el "sin" porque tus letras han llenado de hermosura esa fotografía. La has perfumado de palabras que saben a mar, neblina, brisa, viento, afiladas proas y abigarrados caracolillos.
    No faenará el viejo bote pintado de azul, pero tú lo has llenado con la mejor faena, escribir sobre el y los aconteceres de la vida que se acaba.
    Mariano amigo, es un relato magnifico, qué bien escribes.
    Todo un placer haberte servido con mi aportación fotográfica, ya sabes, cuando quieras sólo tienes que decirlo.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga. Ya sabes, a veces suena la flauta...Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb