Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 10 de diciembre de 2013

SEÑOR PRESIDENTE (XIV). En boca cerrada…


Me permito, Señor presidente, renovar mi contacto epistolar con Ud. habida cuenta de las noticias que me han llegado acerca del mucho aprecio que ha hecho de las anteriores. Ello me anima a continuarlas para proporcionarle el apoyo del que últimamente le veo un poco falto; y para animarle, de paso, a que siga con la boca bien cerrada, pues como seguramente le diría a Ud. cuando era chiquillo su abuela –como nos lo han dicho toda las nuestras- “nene, en boca cerrada no entran moscas”, fin de la cita.
Hay quienes se quejan de que da Ud. la callada por respuesta ante los muchos y graves males que afectan a este país que es el suyo (con permiso del Sr. Mas ansioso de su particular reino de Taifas en la parte noreste que no sabemos si acabará siendo media España), pero intuyo que no saben muy bien lo que se dicen. Comprendo, y comparto, plenamente su postura. Ha llegado Ud., como buen estudioso de la Historia a la conclusión de que debe gobernar este país como lo hiciera nuestro brillante rey Felipe II, en cuyos reinos, como es bien sabido, nunca llegó a ponerse el sol. Es fama que el rey tenía dos grandes montones de legajos en su mesa. A la izquierda uno con un letrero que decía “asuntos urgentes a resolver”, a la derecha, otro montón con otro letrero: “asuntos que el tiempo ya ha resuelto”. El astuto monarca había descubierto que su labor fundamental era ir trasladando, con real parsimonia, los legajos del montón de la izquierda a los de la derecha. Su reinado fue feliz y fructífero, el merdé que nos dejo a su muerte ya es harina de otro costal.
Ya le digo, Sr. Presidente, no se deje amilanar por las acerbas críticas que le hacen los malos periodistas en esas encerronas internacionales a las que no tiene Ud. más remedio que someterse. Esas ruedas de prensa son una ignominia, debían hacer como aquí, donde los periodistas no tienen más remedio que enfrentarse a una pantalla de plasma o a unas preguntas pactadas. Bonico estaría que todo un señor presidente aclamado, como se sabe, por una mayoría estruendosa, tuviera que plegarse a las indiscreciones de unos plumillas malintencionados. Al fin y al cabo, los grandes asuntos en los que Ud. se afana intensamente están a punto de dar excelentes resultados. Que quieran ponerles fecha, ya es el colmo. ¿Que el paro juvenil atenaza al cincuenta por cierto de los jóvenes? Paciencia, todo se andará. Acabaran volviéndose al hogar de los abuelos que nunca debieron abandonar o marchándose a trabajar al extranjero, con lo que eso puede repercutir en ventaja para su conocimiento de idiomas y en ayuda para nuestra balanza comercial cuando manden sus magros sueldos para alimentar a los hijos que aquí han dejado. ¿Qué la corrupción nos come, que Fabra se ríe de la justicia, que alcaldes imputados como los de mi región pretenden hacer lo mismo?
¿Qué su antes amigo Barcenas los ha dejado con el culo al aire?, Bagatelas, peor están los otros con los maletines chinos, todo es cuestión de aplazados y diferidos. La gente traga y el tiempo acabará por poner las cosas en su sitio, las niñas volverán a educarse sin la perniciosa presencia de los púberes varones calentejos, la moral católica volverá a enseñorearse de unas costumbres que nunca debieron abandonarla, los pobres se harán dueños del Reino de los Cielos donde morarán eternamente y puede que el país vuelva a ser una Unidad de Destino en lo Universal una vez que el Sr. Mas reciba los cuartos que pretende.


Cuente con mi apoyo como siempre, Sr. Presidente, y recuerde a la abuela: “Marianico, en boca cerrada no entran moscas”. 

5 comentarios:

  1. ¿Por qué? ¿Por qué no hay comentarios, Mariano? Recién aterrizado de viaje, no tengo más remedio que exponer, claro y alto, que este borregueo que existe es tan insufrible como irresistible. Estoy preparando el exilio de un país en donde todo está bien y ordenan y mandan las ya formadas "brigadas de lo social", atadas y bien guardadas desde nuestro y eterno señor bajito y con bigote. He tenido la nefasta experiencia de, ante un desmán de quien tiene que trabajar porque le has pagado, alemanes, franceses y de otros países se rebelaron, siendo los españoles quienes se adaptaron a las autoritarias, ineducadas e insultantes, formas de trato que con ellos se cebaron. ¡Y lo acataron! ¡Y no eran políticos! Eran chupacharcos impresentables que habían cobrado un verdadero y escandaloso precio por un quíteme usted esos pelos... ¿Por qué? Pues mira, Mariano, porque empezamos a estar acostumbrados a tragar, a estar dócilmente domesticados por quienes nos han llevado hasta los años sesenta y su importantísima emigración, a unos años posteriores cuando uno de los presidentes de honor (tienen muchos), decía aquello de que la calle era suya, a la mediocridad y a la sinvergonzonería, a la injusticia más indigna que ha existido en la época democrática: se acusa a un juez, fiscal o se echa a la calle a una inspectora por levantar liebres de quienes esquilman a este país... posteriormente un señor que se cree el listón de la mejor madera de la silla que ocupa justifica, con una desfachatez que raya en el esperpento, tales decisiones como normales. ¿Que no le entran moscas en la boca? Ya, ya lo sabemos : ¡la tiene llena de avispas y aguanta! Esperemos que cuando le piquen grite y vaya corriendo al lugar de donde nunca debió salir: Santa Pola (Alicante), excelsa salinera y pescadora ciudad, con muchos bienes que registrar.

    Un abrazo, Mariano..

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, Mariano, parece ser que me ha salido una parrafada inmensa...¡Como no se ve yan grande cuando la escribes...!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, Antonio, tus palabras son siempre bienvenidas. Tienes mas razón que un santo (que tenga razón) y así nos luce el pelo. Bienvenidos y un abrazo.

      Eliminar
  3. Sinceramente tus críticas son brillantes. Felicitaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lourdes, por pasar por aqui y por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb