Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















martes, 10 de enero de 2017

ASCETAS

Me dijeron: ‘Si quieres comprender, sube a la montaña donde moran los ascetas entregados a la meditación y al ayuno, ellos poseen la sabiduría. Conocen el pasado y el futuro de los hombres, nada les es ajeno ni oculto’.
Llevaba tanto tiempo buscando, que unas jornadas más de recorrido no tenían importancia. Me dirigí a la montaña de las nieves eternas que alimentan a la madre Ganga. Alli encontré un hombre que jamás habia cortado sus cabellos y envolvía su escuálido cuerpo en harapos.
—Dime, padre santo, cual es el objetivo de la vida.
Permaneció en silencio, absorto en sus meditaciones tres días, al cabo de los cuales me respondió, con un soplo de voz:
—La vida tiene un solo objetivo, que comienza y acaba en ella misma.
Seguí ascendiendo la montaña y encontré a otro hombre santo que mantenía su puño cerrado, a través del cual habían crecido las uñas hasta traspasar la palma.
—Dime, padre venerable, ¿Cuál es el objetivo de la vida?
Meditó durante un día y me respondió:
—Es la contemplación de uno mismo hasta lograr la comprensión de lo absoluto.
Seguí ascendiendo la montaña. Encontré al más anciano y respetado de cuantos santos pueblan aquellas cimas. Tenía extendido un brazo por encima de su cabeza y en el cuenco cerrado de la mano, lleno de tierra, habia plantado un arbusto cuyas raíces se enroscaban en su cuerpo.
—Dime, padre de los venerables ¿Cuál es el objetivo de la vida?
Me miró con ojos vacíos.
—No tengo respuesta, para ti ni para mí.

Decidí quedarme junto a él.   

2 comentarios:

  1. Me recordaste a nuestro Miguel Espinosa con su Historia del Eremita, a Moisés, el de la Biblia, a Gao Xingjian con su Montaña del alma. La montaña, y a tanto otros, pero sobre todo, me recordaste a tí, que también tienes rostro de refinado asceta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pos no me pones alto ni ná, Juan. Sólo soy un inquieto aspirante a nada, que difícilmente llegará a ningún sitio, salvo a recopilar excelentes amigos entre los que te cuento. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb