Seguidores

martes, 28 de mayo de 2019

GATOS


¡Licenciada en filología románica y dándose con un canto en los dientes por haber logrado aquel trabajo de portera! Vivir para ver. Encima, contenta y agradecida. Un bloque de oficinas con pocos pisos alquilados a particulares: dos chicos reporteros que pasaban largas temporadas de safari, un modisto que ocupaba un apartamento de los pequeños y otro tipo con aspecto agitanado y pinta de traficante al que apenas había visto en un par de ocasiones.
La amiga que le había recomendado el trabajo, entre bromas y risas le contó lo de los gatos: al parecer desde hacía dos o tres años, habían desaparecido todos los del vecindario, pero el administrador, cuando le enseñó el edificio el  primer día, no quiso oír hablar de aquellas monsergas (chismes de escalera, le dijo) y no supo responderle cuando se interesó por los cuartos cerrados a cal y canto que había en el terrado.
—Llevan ahí toda la vida, no sé a quién pertenecen ni creo que nadie los haya abierto nunca. El estado de abandono en que se encuentran hace que no huelan muy bien, pero no importa, nadie sube al terrado.
Pero no era cierto. Cuando hizo su recorrido durante los primeros días, había por lo menos uno de aquellos cuchitriles que tenía la cerradura con claras señales de uso.
El trabajo le venía muy bien para desarrollar su verdadera vocación: se había imaginado desde siempre como una escritora famosa; tenía un par de novelas en el cajón y ahora andaba a vueltas con otra a la que le faltaba un toque de misterio. Las muchas horas de inactividad detrás del mostrador le permitirían un avance considerable y la portería era una fuente inagotable de ideas. Reconstruía a su capricho los personajes que cada día desfilaban arriba y abajo imaginándoles vidas complejas y enigmáticas. Por la noche, cuando hacía la ronda final comprobando puertas y alarmas, sentía una especie de comezón pensando en el cuarto de la azotea. Hasta que venció la curiosidad.
Olía mal, desde luego, pero lo achacó a algún bicho muerto por los servicios de desratización.
Abrió la puerta que giró sin ruido y el olor se le vino encima. La luz de su linterna cayó sobre una montonera de gatos, muchos de ellos ya solamente pellejo y huesos, todos degollados, con los dientes al aire en una mueca última. Al fondo, una sombra alargada pendía del techo, cabeza abajo.  



1 comentario:

  1. Dearest Esteems,

    We are Offering best Global Financial Service rendered to the general public with maximum satisfaction,maximum risk free. Do not miss this opportunity. Join the most trusted financial institution and secure a legitimate financial empowerment to add meaning to your life/business.

    Contact Dr. James Eric Firm via
    Email: fastloanoffer34@gmail.com
    https://urgentloanoffer22.blogspot.com/
    Whatsapp +918929509036
    Best Regards,
    Dr. James Eric.
    Executive Investment
    Consultant./Mediator/Facilitator

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb