Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















viernes, 27 de enero de 2017

LA CANTERA DE SANTOMERA CON TORTUGAS AL FONDO

Los fríos crueles que nos han azotado en los últimos días han limitado la tertulia, pero como siempre que llueve escampa, la bonanza del timido sol de invierno nos reúne de nuevo al amor de las tostadas y el café mañanero en el hogar del pensionista.
El Cacaseno ataca con renovado brío:
—¿Oísteis ayer la tertulia de la radio?
Los contertulios asienten en silencio.
—¿Se cierra o no se cierra la cantera? Es uno de los acuerdos del programa electoral de PSOE y Alternativa.
—Ya vienes empujando, Cacaseno. Sabes que ese es un caso viejo y doloroso, cuyo solo enunciado levanta ampollas. Más vale dejarlo estar.
—Hombre, tío Juan, cuando no te gusta el giro que toma la cosa, te pones de perfil, como tu jefe de Madrid, y las dejas pasar.
—No es eso, Cacaseno, es que no se puede jugar con el pan de las familias que viven de la cantera.
—No confundas el culo con las témporas, el que vive de la cantera es el empresario, García-Balibrea, que lleva en situación ilegal cuarenta años haciendo su agosto gracias a los agarres que tiene en el gobierno de la comunidad. Es un negocio ilegal, y un tribunal ha corroborado la orden de cierre del Ayuntamiento, así es que ciérrese.
— ¿Y si luego le autorizan la actividad?
— ¿Cuarenta años después? Pues que le reclamen al juez que la ha autorizado. Ya estamos con el fantasma del lucro cesante, a ver si acojonan al ayuntamiento y se están quietos, como todas las anteriores corporaciones. Mira lo que le pasó a Gil, que las pasó canutas por meterse con ellos. Luego lo absolvieron de prevaricación, pero el daño estaba hecho y, que yo sepa, nadie le ha pedido excusas.
—No me cambies el tercio. El verdadero problema es para las familias que podrían quedarse en la calle. Lo único en que si te doy la razón es que no entiendo la postura de los partidos, (o partido, porque el PP también les cerró la planta de hormigón y autorizó el cierre en 2009, según creo), que se manifiestan a favor de la continuidad, como si esa actividad representara algo bueno para el pueblo.
—El tercio lo cambias tú, el problema es el de una actividad ilegal, que pretende cargarse la parte de la sierra de Orihuela que nos pertenece (en la otra parte, protegida, no tendrían nada que rascar), para lograr un beneficio empresarial, que es el único objetivo de cualquier empresa. Por lo que se refiere a los trabajadores, se les ofreció en su día mantenerles los puestos de trabajo haciendo de la cantera un vertedero de estériles o algo por el estilo, y rechazaron la oferta.
—Hombre, no iban a morder la mano que les da de comer.
El asunto se encrespa, como se encrespan todas las ‘tertulias’ donde se manifiestan intereses encontrados, sean del tipo que sean. Fernández interviene:
—Señores, tengo la solución: se cierra la cantera, como dice el juez. El empresario ya habrá hecho a estas alturas las perras necesarias, se convierte la zona en una reserva para la tortuga mora, en peligro de extinción, y se da, con ello, un puesto a los trabajadores cesantes.
— ¿Y por qué para la tortuga mora?
—Porque tener tortugas moras (testudo graeca) está prohibido, si te coge el SEPRONA con ellas te las quita y te pone un multazo, luego las llevan al Centro de Recuperación del Valle y las sacrifican. ¡Toma castañas y conservación de la especie!

—Oye, pues no me desagrada esa solución. Será cuestión de hablarlo.

martes, 10 de enero de 2017

ASCETAS

Me dijeron: ‘Si quieres comprender, sube a la montaña donde moran los ascetas entregados a la meditación y al ayuno, ellos poseen la sabiduría. Conocen el pasado y el futuro de los hombres, nada les es ajeno ni oculto’.
Llevaba tanto tiempo buscando, que unas jornadas más de recorrido no tenían importancia. Me dirigí a la montaña de las nieves eternas que alimentan a la madre Ganga. Alli encontré un hombre que jamás habia cortado sus cabellos y envolvía su escuálido cuerpo en harapos.
—Dime, padre santo, cual es el objetivo de la vida.
Permaneció en silencio, absorto en sus meditaciones tres días, al cabo de los cuales me respondió, con un soplo de voz:
—La vida tiene un solo objetivo, que comienza y acaba en ella misma.
Seguí ascendiendo la montaña y encontré a otro hombre santo que mantenía su puño cerrado, a través del cual habían crecido las uñas hasta traspasar la palma.
—Dime, padre venerable, ¿Cuál es el objetivo de la vida?
Meditó durante un día y me respondió:
—Es la contemplación de uno mismo hasta lograr la comprensión de lo absoluto.
Seguí ascendiendo la montaña. Encontré al más anciano y respetado de cuantos santos pueblan aquellas cimas. Tenía extendido un brazo por encima de su cabeza y en el cuenco cerrado de la mano, lleno de tierra, habia plantado un arbusto cuyas raíces se enroscaban en su cuerpo.
—Dime, padre de los venerables ¿Cuál es el objetivo de la vida?
Me miró con ojos vacíos.
—No tengo respuesta, para ti ni para mí.

Decidí quedarme junto a él.   

martes, 3 de enero de 2017

JUDÍOS, RELIGIONES, Y ARBOLES DE NAVIDAD


Leo en la prensa que el rabino de uno de los más prestigiosos centros universitarios de Haifa, el Politécnico Technion, prohíbe a los estudiantes judíos que visiten las dependencias de la Unión Estudiantil, donde se encuentra instalado un árbol de navidad, por considerarlo un símbolo pagano que atenta gravemente contra el imaginario y las costumbres judías. Para el rabino Elad Dokow, la colocación del árbol es una afrenta a “la identidad judía” y un símbolo de “idolatría pagana”. “El árbol de navidad es un símbolo, no cristiano sino más problemático aún, pagano. La Halajá (ley religiosa judía) nos dice que, siempre que podamos, eludamos pasar por un lugar donde haya cualquier tipo de idolatría”, escribió en la página web Sruguim.
El caso ha desencadenado cierta polémica, ya que todas las autoridades religiosas judías no tienen una idea tan restrictiva de lo que significan los símbolos ‘paganos’ en relación con la ortodoxia judía. Así, el portavoz del Consejo de Obispos de Tierra Santa, Wadie Abunassar, condenó la decisión: “El rabino Dokow puede expresar su libre opinión, pero no interferir en la libertad de otros. También los que colocaron el árbol son personas libres. La sociedad israelí necesita respeto y tolerancia y no veredictos rabínicos que causen más separación”, declaró.
Y más allá de lo anecdótico que parezca elevar a categoría de símbolo religioso o pagano un modesto árbol de navidad, surge la reflexión de hasta qué punto los extremismos religiosos son capaces de perturbar la convivencia de las personas, basándose solamente en ideas, tradiciones o religiones, tan verdaderas o falsas como cada uno pueda considerar siguiendo su libre opinión.
Resulta curioso, o por lo menos digno de reflexión el hecho de que los mitos, de cualquier tipo que sean, necesitan para su sustento y reafirmación un número creciente de seguidores (‘somos muchos, todos creemos lo mismo, luego esa es la verdad’). La diferencia entre secta y religión es solamente una cuestión de número.
Si de verdad la religión fuera un problema de firme creencia, no serian precisos ni la expansión del número de adeptos ni la exclusividad de ritos y símbolos. Cuando uno está firmemente seguro de algo, de poco han de importarle las ideas u  opiniones de los demás.
Los judíos tienen la ventaja, (además de poseer la única religión verdadera), de ser el pueblo escogido por su dios. La primera de las ‘religiones del libro’, el judaísmo, reúne a unos 18M. de fieles, mientras que los cristianos suman cerca de los 2.000M. y los musulmanes alrededor de los 1.500M., por no hablar de los otros miles de millones que profesan diferentes religiones (Budismo, Brahmanismo, Confucionismo, etc.), o no profesan ninguna. El espectro es de considerable amplitud.
Al parecer esto de las religiones es asunto que trasciende jornadas de Yom Kippur, Acción de Gracias, Navidades, Fiestas del Cordero, y asuntos similares. Todas son verdaderas o falsas, según el color del cristal con que se mire, y una buena praxis para la convivencia imprescindible, en este mundo que compartimos todos con igual derecho, sería respetar las ideas de cada uno sin imponer las propias. Y concederle a las creencias y los mitos la importancia que realmente tienen.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb