Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















viernes, 23 de diciembre de 2016

SEÑOR PRESIDENTE (XXI). Adiós, José Mari


Comparto, señor presidente su tribulación decepcionada con el anuncio de nuestro querido José Mari de dejar la presidencia honoraria del partido que con tanta elegancia ha ostentado durante los últimos años.
Estoy seguro de que echará Ud. de menos los sabios y oportunos consejos que, desde los más diversos foros -a menudo internacionales-, propiciaba a tirios y troyanos, con una generosidad digna del mayor encomio. Habremos de conformarnos con su marcha, porque la política es así –hoy personas y mañana estatuas-, pero no me cabe duda de que su hueco ha de ser difícilmente sustituible.
Habrá quien diga que el asunto se venía gestando desde que usted logró en 2011 aumentar en 32 los escaños obtenidos en la última legislatura de su partido, ganándole al hasta ahora Presidente Honorario por tres. O que fueron los dos mandatos socialistas culpables del desamor paulatino manifestado por el ex-Presidente Honorario en numerosas ocasiones. Ocasiones que culminaron en “el quinto aviso, que no se puede desoír” que le dirigió tras la pérdida del 11% de votos en las elecciones municipales de mayo del mismo año. Olvidan, quienes así piensan, que fue Ud. directamente señalado para el poder por el dedo omnipotente –a semejanza del que adorna el techo de la Capilla Sixtina-, llenando el vacío de Rato y laminando a Mayor Oreja. Otra cosa es que, ya investido presidente, no se atuviera a los sabios consejos de ‘la cabeza pensante’, o que decidiera emplear como constante de su política la estólida inmovilidad de don Tancredo que tan buenos resultados le ha dado hasta el momento.

Puede que el asunto de Cataluña, cuya lengua conoce José Mari como la suya propia (y bastante mejor que otras de allende los mares), haya sido un motivo más de desencuentro, pero el tiempo ha demostrado que la rígida posición al respecto de que Ud. ha hecho gala, le ha dado la razón en los tribunales que jamás se equivocan. Y que si el número de separatistas ha crecido en progresión geométrica en Cataluña, se debe exclusivamente al carácter levantisco y secesionista de gran parte de su población. Pude Ud. ufanarse de que a la consideración de España como ‘una grande y libre’, pocas personas vivas pueden ganarle.

‘Cuando te dieren la vaquilla, corre con la soguilla’, decía el clásico, o lo que es parecido, ‘a enemigo que huye, puente de plata’. Y por la marcha de FAES, no se preocupe, en un plis plas se monta otra fundación para hacerle la puñeta a JM.

Pues eso. Y felices pascuas.

martes, 13 de diciembre de 2016

CHAMANES Y DIOSES

Hace miles de años, un grupillo de antepasados se reunía en las profundidades de una caverna alumbrados por rústicas lucernas de piedra. En ellas quemaban ciertas hierbas que les proporcionaban una sensación de mágica potencia. En las paredes lisas de la cueva dibujaban, con ocre y polvo de carbón, las piezas que se disponían a cazar al día siguiente; las presas aprisionadas en los  dibujos caerían fácilmente bajo sus azagayas de punta endurecida al fuego. Un hombre cubierto de amuletos y  ataviado de forma diferente, los dirigía. Era el primer chamán.
Ese hombre se había dado cuenta de que podía interpretar la voluntad de los seres todopoderosos que habitaban las alturas de donde procedían su ventura o su desdicha. De lo alto venía el sol beneficioso que calentaba sus huesos ateridos después de las noches húmedas, y la lluvia que hacía crecer la hierba para alimentar los rebaños de ungulados de los que dependían sus vidas. Pero también, el trueno aterrador, el rayo que incendia y mata, y el manto blanco que enfría los huesos y acaba con la vida de niños y viejos.
El chaman se dio cuenta de que podía erigirse en intérprete de aquellos seres imaginados. Sus compañeros eran crédulos y estaban atemorizados, inermes ante  las muestras de poder celestial que escapaban a su comprensión. El chaman les explicó (el chaman era un hombre de fértil imaginación) que si seguían sus indicaciones y le proporcionaban pingües óbolos con que aplacar la ira permanente de los habitantes del cielo, él los encaminaría hasta su compañía cuando llegara el momento. De otro modo, estarían condenados a habitar las profundidades de la tierra donde todo es tiniebla, podredumbre y cieno.
El chaman se convirtió en personaje imprescindible del grupo y su poder se fue acrecentando porque no hacía competencia al jefe de guerra, ni a los cazadores, ni a los hábiles artesanos que fabricaban los útiles, ni siquiera a los viejos sabios, que preferían aconsejarse con  él antes de dar sus indicaciones al grupo. Su poder iba más allá, dominaba el espíritu y la imaginación de la gente. El chamán, gracias a las ofrendas que los miembros de la tribu le proporcionaban con destino a los dioses, vivía en la abundancia con poco esfuerzo.
El chaman edificó una tosca cabaña donde, según dijo, se reunía con los dioses. Ellos le aconsejaban, le comunicaban sus deseos y le exigían los sacrificios necesarios para el bien de la comunidad. Aquella cabaña se convirtió  al poco tiempo en lugar de ceremonia, en seguida se percató de que lo importante era el ritual. Allí se reunían los miembros del clan para las practicas mágicas con que el chamán iba enriqueciendo el culto; cuanto más complicadas y misteriosas, más impacto tenían entre la población.
Después vinieron más chamanes y más edificios de culto llenos de majestuosa grandiosidad, nuevas ceremonias, cada vez más complicadas, botines de cabritilla roja y camaurgos de armiño. La gente, con el paso del tiempo, ya no cuestionó la existencia de los dioses ni el poder de los chamanes, siguió reuniéndose en edificios mayestáticos para pedir imposibles a dioses inventados.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb