Seguidores

PESTAÑAS

En cada una de las pestañas encontrareis una seccion diferente: en "Pagina principal", las entradas habituales. En "Trabajos y días", articulos de literatura e historia, "De mis lecturas" reúne notas, resumenes y opiniones sobre libros que me interesan y he leído en los últimos tiempos. En la pestaña "Desde el Asilo" (Libro), están todas las historias contenidas en ese libro, en cuyo inicio se explica el titulo de este blog. "Cuentos truculentos" reúne los comprendidos en el libro del mismo título. Cualquier texto que aqui se publica está a disposición del publico, naturalmente citando la fuente. Sírvase usted mismo.















lunes, 9 de julio de 2012

SEÑOR PRESIDENTE (VI). Aeropuerto de Murcia.

                                          Sr. Presidente:
Como Ud. sabrá sin duda, la nuestra es una región de las más venturosas de la piel de toro que a todas acoge. Cierto es que tenemos una tasa de paro superior a la media nacional (ver tabla adjunta), que una vez reventada la famosa burbuja que amagó con hacernos ricos (a unos más que otros), nos ha reducido a la pobreza y al endeudamiento más absolutos (a unos más que a otros); que, durante estos años de bonanza no se ha creado alternativa industrial alguna; que el sector primario ha sufrido un fuerte deterioro, nuestros limones ya no son capaces de competir con los argentinos o de otros países, la huerta languidece víctima de la mala planificación y de las aguas contaminadas, etc.; pero no es menos cierto que disfrutamos de un sol y unas playas que ya quisieran para sí muchas de las otras comunidades que nos envidian, amén de una gracia especial para preparar calimoxos, hacer (y consumir) pasteles de carne, organizar procesiones en Semana Santa o revivir nuestro heroico pasado con representaciones de Moros y Cristianos o Cartagineses y Romanos, actividades todas ellas con las que podemos competir en términos turísticos a nivel internacional. Y no digo nada de acrisolados eventos culturales como el Bando de la Huerta y el Entierro de la Sardina.
Gozamos de una estabilidad política envidiable: tenemos el mismo Presidente, aunque con diferentes equipos de gobierno, desde 1995 y es muy probable que sigamos disfrutándo a nuestros políticos durante muchos años, si les favorece la salud en la misma medida que hasta el momento presente, como todos deseamos.
Solo nos faltaba, para culminar de forma brillante el audaz desarrollo de nuestra región, un aeropuerto, pues de todos es sabido que solo disponemos de dos cercanos: el del Altet, a unos setenta km. y el de San Javier (este propiamente murciano), mucho más cerca, de uso mixto (civil y militar) que dispone de dos magníficas pistas (una de ellas de reciente construcción, con nueva torre de control, depósitos de combustible, ampliación de aparcamiento, plataforma de aeronaves, central eléctrica, áreas de facturación y embarque, ampliación de horarios para vuelos civiles de hasta 7 horas, etc.), para unos vuelos en franca decadencia en los últimos años. Solo a las mentes preclaras de nuestros gobernantes autonómicos se les ocurriría la brillante idea de propiciar la construcción de un tercero en un hermoso secarral al que el tránsito de turistas y las construcciones adláteres convertirían pronto en inigualable vergel. Algunos antecedentes brillantes ha tenido la feliz idea (véase Castellón, Ciudad Real, Albacete, Pamplona, Badajoz, Lérida, Logroño, Burgos, Huesca, León, etc.), a imagen y semejanza de los cuales, el nuestro ha de convertirse pronto, si Dios no lo remedia, en vistoso paseo para jubilados, parejas de enamorados y parados de variable duración, ya que según parece, hay imposibilidades técnicas para que el ministerio correspondiente autorice los vuelos, dada la proximidad con los dos antedichos, amén de otro miliar en Alcantarilla.
¿Y cómo no se han dado cuenta antes los padres del proyecto? –se preguntará Ud. con igual perspicacia que lo hacemos el resto de los ciudadanos-. La cuestión es bien sencilla: el bien de los habitantes de esta región (y no el desmesurado y megalómano afán faraónico o el olisque de las abundosas comisiones que toda obra pública de esas dimensiones comporta), ha sido lo que ha guiado a nuestros insignes próceres. ¿Qué el aeropuerto no sirve? ¿Que no hay turistas suficientes para todos?, ¿Que no va a hacer competencia al Altet, con vuelos directos y acrisolados con medio mundo? ¿Qué los magníficos accesos resultarán inoperantes? ¡Qué importa eso! Siempre nos quedaran hermosas pistas donde pasear a los traviesos nietecillos sin peligro alguno mientras les señalamos orgullosos: “Mira nene, lo que te ha construido el abuelo”.
Información y comentarios que le brindo desinteresadamente por si, estando por esos extranjeros que frecuenta, le preguntaran por el aeropuerto de Corvera, Murcia.


martes, 3 de julio de 2012

SEÑOR PRESIDENTE (V)

Tengo por averiguado que sigue Ud. con el interés que pone en las cosas importantes, estas misivas que desde mi blog le dirijo. Sabedores de ello, mis contertulios del Hogar del Pensionista me animan para hacerle partícipe de un estado de zozobra que va incrementándose día a día. El cual, alcanza ya tales dimensiones que amenaza dar al traste con nuestro precario estado de salud, víctima de algún infarto o accidente similar propiciado por las espantables noticias que se abaten sobre nuestras maltrechas anatomías.
Nos ha comunicado Ud., Sr. Presidente, la grata noticia de un préstamo cuya cuantía se escapa a nuestros pobres caletres, incapaces de manejar cifras de más de tres dígitos. Dice Ud. que es un gran triunfo de su impecable gestión y de su prestigio europeo, que ha logrado acogotar a la Sra. Merkel. El Cacaseno, al que todavía le salen raicillas republicanas y contestatarias, dice que todo eso es una filfa, que nos engañan como a chinos (de antes, que los de ahora han mejorado gracias a los sellos del Domund y ahora son ellos los que nos engañan a nosotros), y que tiene Ud. miedo de decir  (porque no quiere o no sabe) en qué durísimas condiciones nos han dado esas perras y cuando y como tenemos que devolverlas, sean o no sean un rescate.
El resto de tertulianos, sin embargo, confiamos en Ud., Sr. Presidente y somos conscientes de que si guarda sepulcral silencio sobre un asunto que compromete la economía de todos los ciudadanos de este país para esta y las siguientes generaciones, es solamente por nuestro bien. Para que permanezcamos en este limbo de idioticia al que nos hemos acostumbrado, y aprovechemos  sin tasa la auténtica riqueza de este país a nuestro alcance: el sol y el aire puro, la playa (para los que vivan cerca), y el pan con tomate y algo de aceite, que el jamón ha de ser, en el futuro, sueño inalcanzable.
-  Dile también lo del mindango ese que se iba Marbella de vacaciones con el chofer, lo de Bankia y los sinvergüenzas que se han llevado las perras de las Cajas, la libertad del bigotes y los líos de la justicia que condena jueces combativos que se ven obligados a pedir amparo y deja en libertad a chorizos irredentos – apostilla el Cacaseno- ¡Ah! Y no te olvides de lo del aeropuerto y la autovía del bancal.
-        Mucho de eso ya se lo dijimos la semana pasada, hacer el favor de no agobiar. Parece mentira que no tengáis bastante con el futbol, con lo que eso distrae –dice Juan de la Cirila, que no le gusta atacar a las instituciones.
Y es que, Señor presidente, lo de hoy ha sido una cosa extraordinaria, ha habido tertulia combativa porque se han llevado el aparato de televisión por falta de pago, que si no, estaríamos vitoreando a la inmarcesible “Roja” en vez de calentarnos la cabeza inútilmente con problemas que no entendemos y solo sirven para acelerar un poco más nuestros desgastados pulsos y ponernos al borde de la apoplejía.
Así que, Ud. a lo suyo en riguroso silencio, sea ello lo que sea, que aquí estamos el pueblo llano para lo que guste mandar. Les hemos votado (y les volveremos a votar probablemente) para que dispongan de esa parte de nuestra anatomía que no se debe nombrar entre gentes de buena educación, a su comodidad y plena satisfacción cuantas veces tengan a bien. Y si aprecian alguna lagrima en nuestros ojos, tenga por seguro que, antes que al doloroso trance, son debidas a la felicidad que nos embarga (del todo), pudiendo hacer este humilde servicio a quienes tantos desvelos y sacrificios asumen por nosotros.
Créame, Sr. Presidente que tanto un servidor como el resto de los tertulianos, confiamos plenamente en que el día menos pensado sacará Ud. el verdadero carácter, aquel que nos prometió durante la campaña electoral, y de dos zapatazos bien dados (y dispense por mentar la cuerda en casa del ahorcado), arreglará esta situación que los maledicentes consideran irreversible.
En la confianza de que tal suceda a la mayor brevedad, aprovechamos yo y los otros, para saludarle,
Muy atentamente.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... http://programalaesfera.blogspot.com.es/2012/07/el-ventanuco.html?spref=fb